Antes los objetos se hacían para durar, para ser reparados. Hoy se hacen en grandes cadenas de producción con el único fin de ser caducos. Ya no se repara ni se cuida con mimo objetos y artículos que nos acompañaban toda la vida, que nos servían durante generaciones. Los artesanos tradicionales han desaparecido, y en su lugar solo existen puntos de desperdicios y cadenas de ventas de baratijas. Puro consumismo decadente.

Sé bienvenid@ a Duraderos, el primer blog de consumo en donde nos fijamos en la fiabilidad de los productos y en su utilidad práctica. Aquí te hablaremos de los objetos y artículos hechos para durar y para resistir el más rudo trato diario, nuestro ritmo. Hechos como antes. En una palabra: duraderos.

www.Duraderos.Blogspot.com

31.10.16

Mochilas de Adidas: una marca famosa no es siempre lo mejor


Un claro ejemplo de que una misma marca puede ofrecernos buenísimos productos de un tipo, y otros de pésima calidad en otro, lo podemos dejar evidente en el ejemplo que os voy a poner.

Si hace un tiempo hablábamos sobre la extraordinaria calidad de los modelos Merlin de Adidas (ojo: que no todos los modelos de gafas de ese fabricante están construidos de la misma forma, otros sí incorporan partes de goma blanda que con el tiempo se deshacen), hoy vamos a hacer hincapié en todo lo contrario: sus mochilas.




Normalmente a las mochilas les doy mucho uso porque las llevo casi todo el día y a todas partes. En ellas transporto de todo y a veces hasta la llevo en bici, por lo que enseguida noto cuando una mochila es o no de calidad.

Yo no suelo adquirir mochilas de Adidas, dicho sea de paso, pero la que llevo usando habitualmente lo es porque fue un regalo. Con ella llevo casi cuatro años, tiempo más que suficiente para poder dar un veredicto más o menos razonable y motivado sobre su durabilidad.

He de decir también que en cuanto a mochilas he visto de todo, y la mayoría de ellas me han defraudado en uno u otro aspecto, excepto la penúltima que usé. Adquirida en los años noventa, aquella mochila del "Santa Mónica Sports" estuvo viajando conmigo muchos años por varias partes de España, y el único problema que me dio (como casi todas) fueron sus tirantes, uno de los cuales acabó bastante pronto roto y la llevaba con un "apaño" que había hecho con un nudo. Fuera de eso no tuvo problema alguno ni de decoloración, ni con las cremalleras, ni con los bolsillos ni con el tejido. Tampoco de impermeabilidad, y a pesar de que por ella cayeron numerosas tormentas no llegó a deteriorarse nada de lo que guardaba en su interior.


Con mi Adidas actual tengo bastantes más problemas, a pesar de que su precio casi triplica a la que costaba mi anterior mochila. Sus cremalleras dan pena, no están protegidas, y aunque sus asas aguantan más que bien y son de las pocas mochilas cuyos tirantes no me han dado -de momento- problema alguno, en el resto por desgracia no puedo decir lo mismo. Eso sí, las costuras de sus tirantes son extraordinariamente resistentes (por lo menos en estos años), algo muy valioso en una mochila.

Tal vez lo que más eche de menos y sea el mayor defecto que le achaque a la mochila es ese que mencionaba antes: que sus cremalleras carezcan de protección, o sea de esa doblez que muchas si poseen y que evita que las cremalleras se mojen o por ellas se filtre humedad. Otro desastre de diseño es el bolso para guardar elementos, en el lado exterior, que se abre en su totalidad y corres el peligro de que todo lo que lleves dentro se caiga al suelo. Además, al no tener doble cremallera no es totalmente aprovechable. Parece que los diseñadores de Adidas se han quedado a medio camino: querían hacer un bolso muy polivalente, con una amplia abertura, ahorrándose el coste (o a saber por qué...) de añadirle una doble cremallera, con lo que su intencionalidad inicial perdió totalmente el sentido y se ha quedado en eso, en una especie de "quiero y no puedo" que no sirve como bolso auxiliar (se corre el riesgo de que te lo abran sin querer por detrás al tener una cremallera tan accesible y tan amplia) ni como bolsillo amplio, al no ofrecer un doble cierre.

No obstante, y respecto a las cremalleras, de momento lo que no he tenido han sido problemas de humedad, pero dado lo expuestas que están no sería extraño que ocurriese de aquí a unos años.



Mi antigua y añorada mochila Santa Mónica Action Sports. Más barata que la Adidas y mejor construida.

Otro desastre de las mochilas de Adidas (hablo en plural porque lo he visto en muchas, no solo en la mía) es que lamentablemente con el tiempo está apareciendo decoloración, no es que se note demasiado pero sí que en ciertas zonas, y sobre todo cuando incide directamente la luz, queda evidente una notable diferencia de intensidad en su color. Y eso que la mía no es la peor, he visto algunas más que incluso poseen los colores prácticamente ya desaparecidos (me refiero a las rayas y el logo Adidas) y con signos evidentes de desgaste. Que desaparezcan logos y diseños me da igual, pero la decoloración en el propio material me parece algo que no se le puede consentir a un fabricante como Adidas, y al precio que tienen estas mochilas. Máxime cuando productos más baratos (como mi anterior mochila, sin ir más lejos) ni los logos desaparecieron, ni se borraron, ni se decoloró el tejido exterior. Está claro que es un producto por el que pagas la marca, bastante hinchado de precio pero con una calidad que no está a la altura de lo que cabría esperar.

Por supuesto las mochilas no son eternas, y después de todo la decoloración es solo uno de los pocos aspectos en los cuales no me importa que desaparezca o sea más frágil -aunque esto va en gustos y dependiendo en qué ambientes uses la mochila, claro, supongo que llevarla a ciertos sitios envejecida de esta forma no es un trago que muchos quieran pasar-. Más importante me parece el hecho de que las costuras resistan o que las asas y tirantes de sujeción no se rompan.



La durabilidad y resistencia de los bosillos interiores es realmente mejorable. La presencia de rasgaduras en ellos es evidente.

Los fallos en las cremalleras son más bien defectos de diseño o de no prestarle atención, y también variará dependiendo del modelo, así como las formas de los tirantes (en mi caso son anatómicas) y el concepto de bolso exterior, otro de los puntos flojos, hace que la cremallera se pueda abrir totalmente, lo que le da bastante inseguridad cuando llevas esta mochila en zonas con gran afluencia de gente.

Pero lo que de verdad ha hecho que me decepcione totalmente la mochila de Adidas han sido sus bolsillos internos. Suelo cuidar bastante los bolsillos, porque para mí son muy importantes, y nunca me había encontrado con el caso de Adidas en donde no la costura, sino el propio bolsillo se ha hecho fosfatina debido al tejido enormemente frágil utilizado en el mismo. De manera que ahora, si guardas cualquier cosa en él, probablemente acabe perdiéndose por el resto del bolso.


Como se puede apreciar, son numerosos los fallos (decoloración, envejecimiento prematuro, borrado de estampaciones, bolsos inseguros, cremalleras expuestas, bolsillos interiores que se rasgan con facilidad...) que nos llevan a aconsejar el no elegir a la marca Adidas cuando nos disponemos a adquirir una mochila, máxime cuando por bastante menos precio tenemos opciones mucho mejor en el mercado.

Por cierto, como curiosidad, la mochila no está fabricada en China, sino en Pakistan, otro de los países en donde se usa mano de obra esclava para su poderosa industria textil que exporta al mundo entero (los países con más mano de obra esclava en el mundo son, por orden de personas maltratadas, India, China, Pakistán, Bangladesh y Uzbekistan) y, por lo tanto, una razón más para no adquirir mochilas de esta marca.




Adidas produce sus mochilas bajo proveedores de Pakistán, uno de los países donde más mano de obra esclava se emplea en sus fábricas textiles.

| Redacción: Duraderos.com

4 comentarios :

  1. ¡Qué desastre lo de los bolsillo! Las cremalleras, bueno, es una mejora. La decoloración, podría ser normal, pero las costuras de los bolsillos... Uff

    Yo también soy de mochila como tu, todo el día la llevo. He tenido modelos que no han pasado de las 2 semanas. Al final, me gustaron unos Reebok, la siguiente me pasó como a ti y me salió rana. Desde entonces, sólo uso Eastpak. El modelo de siempre, que aunque ahora se hace generalmente en China en vez de USA, es muy duradero.

    Lo explico un poco aquí: http://www.javiergutierrezchamorro.com/eastpak-the-padded-pakr/2511.

    Me quedan pendiente las Fjallraven Kanken. Mucho más caras, pero con una calidad que parece impresionante.

    ResponderEliminar
  2. Mi mochila: una Marmot. Aparentemente una mochila normal, pero es una máquina...vale lo que cuesta. 100% impermeable

    ResponderEliminar
  3. Mi mochila: una Marmot. Aparentemente una mochila normal, pero es una máquina...vale lo que cuesta. 100% impermeable

    ResponderEliminar
  4. estuve mirando las Marmot y no están nada mal; me gusta mucho la Anza.

    ResponderEliminar

Entradas populares