Antes los objetos se hacían para durar, para ser reparados. Hoy se hacen en grandes cadenas de producción con el único fin de ser caducos. Ya no se repara ni se cuida con mimo objetos y artículos que nos acompañaban toda la vida, que nos servían durante generaciones. Los artesanos tradicionales han desaparecido, y en su lugar solo existen puntos de desperdicios y cadenas de ventas de baratijas. Puro consumismo decadente.

Sé bienvenid@ a Duraderos, el primer blog de consumo en donde nos fijamos en la fiabilidad de los productos y en su utilidad práctica. Aquí te hablaremos de los objetos y artículos hechos para durar y para resistir el más rudo trato diario, nuestro ritmo. Hechos como antes. En una palabra: duraderos.

www.Duraderos.Blogspot.com

22.12.16

Primeros fallos con el móvil de Telefunken


Durante estos días he estado usando el móvil de telefunken, el TM10.2 que, como os contaba, adquirí hace poco. De momento he observado varios defectos que no me han gustado. He visto que, en el idioma español, hace bastantes cosas extrañas y, además, buena parte de los menús los corta sin mucho sentido (poniendo en medio puntos en los lugares más insospechados, por ejemplo algo así como "agenda Nom."). Eso me ha llevado a establecerle como idioma por defecto el inglés (tampoco tengo problemas con eso, de hecho normalmente, porque ya ocurría con Samsung también, todos los móviles los suelo usar en inglés).

Otro problema que he comprobado con él es que, aunque el sonido es realmente fuerte, como he dicho, el perfil para exteriores, que debería ofrecer un sonido más fuerte aún, no lo hace. En su máximo volumen y con el ruido exterior las llamadas apenas se oyen, siendo bastante menos potente su tono de llamada (en ese perfil) que el que tenía en mi antiguo Nokia (que ya es decir, por cierto).




Pero lo que de verdad me ha parecido lamentable es el fallo que tiene en el envío de SMS. Cuando lo tienes con el idioma español para escribir e introduces un carácter español (por ejemplo la "ñ"), al enviarlo surje una excepción (un volcado de memoria o una sobrescritura de la misma, o lo que sea) que hace que el móvil se resetee.

Otro fallo garrafal es cuando envías varios SMS, que en lugar de guardarte en la bandeja de salida todos ellos, solo te guarda el primer destinatario. Es decir: puedes haber enviado quince SMS a quince personas diferentes, y este móvil solo te mostrará uno. Vamos, que te engaña miserablemente.

Por cierto, que si envías varios SMS tienes que ponerle como idioma para SMS el que trae por defecto, si le pones el español, se reseteará de nuevo. Lo peor no es eso solamente, lo peor es que el SMS al resetearse no te lo guardará en borradores (como sí hace Nokia, por ejemplo) y tendrás que volver a escribirlo todo de nuevo.


Y finalmente, otro grave error de programación tiene que ver también con los SMS, y este error ya es de tremendas dimensiones: al elegir el idioma español, el móvil te pone que tienes activado el idioma francés, aunque dispongas de los caracteres españoles.

Creo que los chinos (probablemente los encargados de diseñarles el firmware de estos Telefunken a SOPEG, que es realmente su fabricante) la han liado parda con el idioma español, probablemente porque ninguno de los programadores chinos lo hablaba y, lo que es peor aún: nadie se ha encargado de testear el móvil con esa configuración. Simplemente lo han "tirado" al mercado y "tonto el último" (o, más bien, "tonto el que se lo compre").


Y es que, como se suele decir, lo barato al final sale caro.

De momento lo sigo usando para salir del paso, qué remedio tengo hasta que pueda adquirir otro, pero es evidente que en cuanto me sea posible le daré puerta a éste y "Telefunken lo siento, pero nunca más". Como se suele decir, la primera vez que me engañen será culpa del fabricante; la segunda, será culpa mía.

Espero que, al menos, posts como éste sirvan como aviso a navegantes para que no engañen a muchos más. Que los vendan en China o en Francia.

| Redacción: Duraderos.blogspot.com

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Entradas populares