Antes los objetos se hacían para durar, para ser reparados. Hoy se hacen en grandes cadenas de producción con el único fin de ser caducos. Ya no se repara ni se cuida con mimo objetos y artículos que nos acompañaban toda la vida, que nos servían durante generaciones. Los artesanos tradicionales han desaparecido, y en su lugar solo existen puntos de desperdicios y cadenas de ventas de baratijas. Puro consumismo decadente.

Sé bienvenid@ a Duraderos, el primer blog de consumo en donde nos fijamos en la fiabilidad de los productos y en su utilidad práctica. Aquí te hablaremos de los objetos y artículos hechos para durar y para resistir el más rudo trato diario, nuestro ritmo. Hechos como antes. En una palabra: duraderos.

www.Duraderos.Blogspot.com

21.12.16

Señoras y señores, con ustedes el último invento obsolescente (y muy mal programado)


Si alguien es un ejemplo icónico y atroz de la más pura obsolescencia programada (y de nuestro tiempo, solo hay que ver las ventas que tiene) es el iPhone y, en general, la mayoría de productos de Apple. Persiguiendo el diseño y la apariencia "por encima de todo" (incluso a veces de la funcionalidad) el Apple con su reloj, su tablet, su smartphone y su reproductor multimedia ha llevado hasta el extremo la filosofía del "usar y tirar", de la basura y del consumismo. Fueron ellos los primeros en popularizar baterías que no podían sustituirse, periféricos solo compatibles con ellos solos, y una larga lista de "bondades" que ha entusiasmado al público -no se por qué... bueno, sí, por marketing- y que ha hecho que la envidia, ese deporte mundial, sea el primer motivo y garante del éxito. Del éxito y de los beneficios para ellos, claro, porque tener un Apple (watch, móvil u ordenador) da "categoría", eres "cool" si lo tienes, y demuestras a todos que te mueves en la clase alta social (aunque lo hayas tenido que pagar a plazos y vender a tus hijos para conseguirlo, da lo mismo).

Por eso no es extraño que Apple sea asimismo uno de los mayores defensores e impulsores del USB-C o USB de tipo C. Si el puerto USB que llevamos usando desde los noventa ya estaba suficientemente probado y parecía tener una más o menos estabilidad (aunque últimamente aparecían más y más variantes de micro-USB, mini-USB y similares), parece que han visto que han llegado al tope de beneficios con ellos y los lobbies de la industria (el USB Implementers Forum) se han puesto de acuerdo para que sustituyamos cables, periférico y dispositivos, y así sigamos alimentando al monstruo del consumismo aunque nuestro periférico, dispositivo o cable funcione todavía perfectamente.




Las ventajas del USB-C no es que sean para tirar cohetes (seguramente porque así reservan espacio para un próximo USB-D), básicamente lo que permite es recargar dispositivos mediante conectores más finos, y capacidad de transmisión HDMI y D-SUb. O sea: que podrás ver vídeos con monitores o pantallas mayores (claro que para disfrutarlo tendrás que adquirir otro monitor o pantalla mayor que lo soporte, además de tarjeta gráfica, etc. etc.).

Producto de esa incompetencia de la industria (incompetencia o movimiento interesado, más bien) ha sido que ahora se han dado cuenta de que muchos cables USB-C dañan el dispositivo al que se conecte, porque este nuevo sistema requiere cableado de alta calidad. Tal es así que Amazon se ha visto obligado a retirarlos de la venta. O sea, que encima de tener que actualizarte, solo podrás hacerlo con cables caros. Más descaro imposible. Y suma y sigue, y por desgracia esto no acabará aquí. Lo que no entiendo es cómo la gente compra y aplaude este tipo de productos, ¿en serio es tan, tan, tan absolutamente necesario ver vídeos en súper HD?


Éste es un ejemplo más de por qué derroteros se mueve la industria, centrada en el dinero, los beneficios y el capitalismo, obviamente todo ello a costa de pobres gentes con sueldos míseros que trabajan en condiciones penosas en China o Taiwan, produciendo todo esto para el resto del mundo y todo lo que los presidentes de sus compañías se ahorran va a recaer en sus bolsillos. Y ese es el auténtico interés. Lo de vídeos en HD es solo una excusa para engañarnos y que caigamos como idiotas. Y como idiotas nos tratan, y al parecer nos lo merecemos. El resto de la humanidad, durmiendo su sueño dorado creyendo que van a ser algo siguiendo alimentando a estos monstruos.


| Redacción: Duraderos

3 comentarios :

  1. Como siempre digo, la decisión la tenemos los consumidores. No compremos esos productos, y los fabricantes se echarán para atrás. Por eso, páginas como esta, hacen una gran labor divulgativa dándolo a conocer.

    Os pongo un contra ejemplo, mi Samsung Galaxy S5, tiene algo más de 2 años, la batería, ya no me duraba ni un día. En Amazon me compré una original de Samsung por 11€, y la reemplacé. Ahora dura como cuando era nuevo, y si no pasa nada más, tengo para 2 años más de teléfono.

    Qué habría pasado si tuviera un iPhone 5S en su lugar? Cuánto me habría costado la batería, y que me la cambiaran en Apple fuera de garantía? Porque todos sabemos que el nivel de servicio de Apple en períodos de garantía es sublime, de ahi tienen mucho que aprender Samsung, Casio y muchos otros. Pero también es verdad que fuera de ella, las clavadas que te pegan, son notables.

    ResponderEliminar
  2. creo que es la primera vez que leo un articulo un poco descuidado (supongo que son opiniones personales del editor)

    pero el usb c no es un capricho. tiene muchas ventajas como el tan ansiado poder conectarlo en cualquier posicion (reversible). tambien el ancho de banda de transmision (mas velocidad) y mayor voltaje.

    lo que si es un capricho es lo que hizo apple con sus computadores. eso si es cuestionable.

    ResponderEliminar
  3. El punto de carga es de los puntos más débiles de los móviles, el mío por una caída ya está algo débil y puede que por eso tenga que cambiar el teléfono en el futuro. Espero que por lo menos sea más resistente el futuro USB c

    ResponderEliminar