Antes los objetos se hacían para durar, para ser reparados. Hoy se hacen en grandes cadenas de producción con el único fin de ser caducos. Ya no se repara ni se cuida con mimo objetos y artículos que nos acompañaban toda la vida, que nos servían durante generaciones. Los artesanos tradicionales han desaparecido, y en su lugar solo existen puntos de desperdicios y cadenas de ventas de baratijas. Puro consumismo decadente.

Sé bienvenid@ a Duraderos, el primer blog de consumo en donde nos fijamos en la fiabilidad de los productos y en su utilidad práctica. Aquí te hablaremos de los objetos y artículos hechos para durar y para resistir el más rudo trato diario, nuestro ritmo. Hechos como antes. En una palabra: duraderos.

www.Duraderos.Blogspot.com

17.1.17

¿Tus datos personales valen o no valen? Valen justo doce millones de euros


Cuando hablamos de Big Data empresarial muchos nos imaginamos grandes centros de datos de proveedores de Internet en sitios como Silicon Valley o similares. Nada más lejos de la realidad. De hecho, nos atañe bastante como consumidores a ti y a mí. También, cuando hablamos de Google y sus servicios, pensamos que esta compañía es muy altruista porque "todo lo da gratis" (es cierto que antes esos servicios eran pagando, y bastante), creemos que no ganan demasiado por los datos que tú y yo ponemos en sus buscadores, en nuestros perfiles de usuario en Facebook o en Twitter, y en demás sitios personales.

Pero una muestra de lo alejados que estamos de la realidad nos la ha traído hoy la actualidad. En 2014 vio la luz en Alemania Zeotap, una compañía que se dedica a eso: al Big Data. Zeotap es una compañía que no negocia con productos físicos, no tiene industrias, ni fábricas, ni comercio, y aún así genera muchísimos beneficios. ¿Con qué trabajan, pues? Pues negocian con tus datos personales.




Ellos lo que hacen es recabar información de compañías de telefonía, de proveedores de servicios, y de todo tipo de empresas en donde podamos poner nuestra información personal (por ejemplo, venta por Internet). Esos datos los clasifican, los segmentan (por demografía, ubicación, interés de compra, incluso por el montante económico que manejas, atendiendo a tus compras o a tus gastos de luz, agua, teléfono...) y luego se los ofrecen a las compañías internacionales, multinacionales de todo tipo que los utilizan con fines de estudios de mercado, para lanzar sus campañas de marketing, o medios periodísticos.

Tal es su éxito, que esta compañía va a entrar próximamente en el mercado de España e Italia, y para ello han abierto una ronda de financiación. En esa ronda han conseguido reunir la asombrosa cifra de doce millones de euros, lo que da una muestra de lo suculento que es el mercado de los datos personales. Quienes han puesto el dinero para entrar en el capital de la firma son inversores de talla mundial que manejan muchos miles de millones, tal es el caso de New Science Ventures, de Nueva York, o HERE, un proveedor de servicios para marcas tan reconocidas como Audi, BMW o Mercedes-Benz (Daimler). Junto a ellos han entrado también Capminac Ventures e Iris Capital. Detrás de esas firmas "que nos suenan a chino" se esconden multimillonarios del mundo entero que no quieren aparecer en portada, y por eso, en muchas ocasiones, se escudan tras esos nombres que manejan intereses de las compañías más variadas por todo el mundo.

Con esos datos determinísticos de Zeotap ésta demuestra una vez más que el mercado de los datos personales es un pastel muy suculento y en el que se mueven no miles, sino millones de dólares. La información, como suele decirse, es poder y, en este caso, además es dinero.

| Redacción: Duraderos.com / Duraderos.blogspot.com

4 comentarios :

  1. Y la cifra poco me parece teniendo en cuenta el provecho que se le podría sacar.

    De todas formas, no soy alarmista. Es un poco como cuando el tendero de barrio sabía nuestros gustos, o a que se dedicaban nuestros padres.

    Si sirve de verdad para ofrecernos productos que nos interesan, pues está bien.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. ¡Las galletas al poder!

    Un par de galletas cibernéticas (Cookies) son suficientes para que en un día de hambre más de uno deje aflojar la cartera más de lo debido, la única solución para dejar de pasar hambre es hacer el gesto de desenchufarse de la red eléctrica.



    Con respecto a los expuesto en el Post me parece que entre las Cookies y el excesivo mercadeo que hacen las empresas con nuestros datos personales creo que la gente está expuesta a la fuerza a las tendencias comerciales del momento, no me parece bien ni justificable, la vida privada se ha de respetar y esto en la era Cibernética actual no se cumple.

    ResponderEliminar