Antes los objetos se hacían para durar, para ser reparados. Hoy se hacen en grandes cadenas de producción con el único fin de ser caducos. Ya no se repara ni se cuida con mimo objetos y artículos que nos acompañaban toda la vida, que nos servían durante generaciones. Los artesanos tradicionales han desaparecido, y en su lugar solo existen puntos de desperdicios y cadenas de ventas de baratijas. Puro consumismo decadente.

Sé bienvenid@ a Duraderos, el primer blog de consumo en donde nos fijamos en la fiabilidad de los productos y en su utilidad práctica. Aquí te hablaremos de los objetos y artículos hechos para durar y para resistir el más rudo trato diario, nuestro ritmo. Hechos como antes. En una palabra: duraderos.

www.Duraderos.Blogspot.com

5.2.17

Opinión y prueba: batidoras de pie Bosch y Ufesa


Aunque las batidoras las llevo usando bastante tiempo (no me gusta comer, para nada, lo odio, de manera que si puedo acabar la comida en dos minutos, mejor que en tres), desde que tuve el accidente se han convertido en uno de los aparatos que más utilizo.

Al contrario que otra gente, que prefiere batidoras de vaso, a mí me resultan mucho más cómodas y eficientes las de pie: no solo mezclan mejor, sino que te permiten tener un mayor control sobre la mezcla y, además -cosa no menos importantes- son más fáciles de lavar.




En el mercado existe una enorme variedad de estos electrodomésticos, pero podríamos resumirlas en dos: las más simples y de menos potencia, a las superiores de 600 W, 700, 800 o incluso 1000 W.

Las dos que os traigo a Duraderos, aunque de marcas distintas, están hechas por el mismo fabricante. Una es de la marca alemana Bosch, y la otra es de la marca española Ufesa. Como he dicho -aunque antes no era así- ambas son del mismo fabricante (la alemana BSH -BSH Hausgeräte GmbH-) y por ello se éxplica que las dos estén hechas en el mismo sitio: Eslovenia. Aunque ese país no sea España (ni Alemania) al menos no es China, por lo que solo con ello dos damos cuenta que estamos ante un producto realmente de calidad.


No obstante hay algunas diferencias entre ellas: la Bosch MSM6280 es una "mixer" de clase baja-media, y eso explica que su precio sea algo superior -o bastante, depende del sitio donde se adquiera- al de la Ufesa BP4541. Así, en la Bosch encontramos detalles que no tenemos en la de Ufesa: posee dos velocidades (o un regulador de velocidad, con opción "turbo"), su potencia es de 600 watios, y todos sus pulsadores van cubiertos de una capa de goma para evitar que se nos deslice la unidad motriz ("Soft Touch"), de hecho toda la zona de agarre posee este recubrimiento.

La Ufesa, más barata, es también más humilde: no podemos elegir velocidad de rotación de las aspas, y sus botones son todos de plástico duro, eso sí, con un acabado lustroso muy bonito.


Respecto al pie (o "unidad batidora"), ambas poseen el mismo tipo y diseño de pie, de hecho en las dos son compatibles, es decir: podríamos intercambiar el pie entre sí. Al ser del mismo fabricante, el enchufe es idéntico y su diseño también.

Ambas poseen unas aberturas en los laterales de la campana o cúpula que, en combinación con la rotación de las cuchillas, produce un torbellino que genera un efecto de succión. Esto tiene una gran ventaja en comparación con las antiguas batidoras, ya que obliga a que la mezcla pase repetidas veces y se triture mejor y, además, minimiza el desagradable inconveniente del atoramiento. Por contrapartida, con determinadas mezclas hace que salpique (aunque según Ufesa, ese diseño minimiza salpicaduras, en mi experiencia con batidoras más antiguas de Moulinex y estas nuevas no puedo decir que eso sea así).


Las cuchillas son de tipo mixto, las superiores cortan y mezclan y las inferiores pican y trituran ("trinchadores verticales"). Gracias a esto, al mezclar alimentos más compactos (como carnes o pescados), se consigue que lleguen a las cuchillas de corte en trozos más pequeños, por lo cual el proceso de triturado y mezcla es más homogéneo y más rápido.

Lo que más llama la atención es que la diferencia más notable entre las dos sea en algo tan, a priori, poco importante, como es el vaso. Mientras que la Bosch incluye un vaso de plástico robusto y de gran calidad, a la de Ufesa le han puesto un vaso de plástico muy frágil, muy proclive a deteriorarse y romperse. En ambos casos, los dos vasos son mas pequeños que los que yo solía usar, y dado que se pueden encontrar vasos sueltos mucho mejores y bastante baratos, mi recomendación -que es lo que yo hago- es que adquieras un buen vaso en una tienda de menaje, o reaproveches el de alguna batidora "de las de antes", que sí solían incluir buenos vasos.


La verdad es que, a pesar de ser más cara la de Bosch, personalmente me siento más cómodo con la de Ufesa, una marca que desde siempre me ha encantado por sus productos que -al menos antes, cuando era española- sacaba al mercado: se maneja mejor, es más cómoda y más sufrida. Al carecer de zonas de goma, se evita las molestas manchas de suciedad que con el tiempo la goma va adquiriendo, envejeciéndola. Además, la goma hace que con la Bosch tengas que hacer más fuerza para manejarla, incluso para extraerle el pie para su limpieza se hace una tarea incómoda (hay que pulsar dos botones a la vez, y el pie sale "lanzado"), algo que la de Ufesa es más sencillo porque no hay molesto recubrimiento.

Es cierto que la de Bosch es más potente, pero confieso que no lo he notado, ni siquiera poniéndola a su máxima velocidad. Puede que eso se note con alimentos más pastosos, pero dado que ninguna de ellas es apta para preparar purés -corren el peligro de atorarse, a pesar del efecto torbellino de sus aspas- es algo que tampoco se va a notar en demasiado dicha diferencia.


Mencionar que ambas se comercializan con un único pie, el mezclador-troceador, si queremos un pie para batir o para mousses, deberemos adquirirlo aparte (en la página oficial de Bosch se pueden adquirir repuestos, incluso puede comprarse la unidad de transmisión aparte). Al ser marcas de renombre, no debería ser eso un problema. No obstante ese pie que incorporan, para lo que están pensadas, cumplen de sobra.

Ambas son una buena opción de compra, tanto por su calidad europea, como por sus prestaciones. No hay nada que objetar a sus acabados (tal vez el de goma de la Bosch sea mejorable, pero es obvio que sirve para lo que está pensado: evitar que se deslice la máquina, además, también quizá sea un poco manías mías, porque odio esos recubrimientos incluso en los bolígrafos de escribir), y aunque la de Ufesa sea de 400 W, en lo personal las prefiero de esa potencia porque cumplen la misma función y para la mayoría de las ocasiones no necesitaremos más. Cualquiera de las dos que se elija será, por tanto, una buena compra.




| Redacción: Duraderos.com / Duraderos.blogspot.com

1 comentario :

  1. Hasta hace un par de años que cambién mi nevera, no sabía nada de BSH, y es increíble el conglomerado que es, con multitud de marcas conocidísimas.

    ResponderEliminar

Entradas populares