Antes los objetos se hacían para durar, para ser reparados. Hoy se hacen en grandes cadenas de producción con el único fin de ser caducos. Ya no se repara ni se cuida con mimo objetos y artículos que nos acompañaban toda la vida, que nos servían durante generaciones. Los artesanos tradicionales han desaparecido, y en su lugar solo existen puntos de desperdicios y cadenas de ventas de baratijas. Puro consumismo decadente.

Sé bienvenid@ a Duraderos, el primer blog de consumo en donde nos fijamos en la fiabilidad de los productos y en su utilidad práctica. Aquí te hablaremos de los objetos y artículos hechos para durar y para resistir el más rudo trato diario, nuestro ritmo. Hechos como antes. En una palabra: duraderos.

www.Duraderos.Blogspot.com

8.2.17

Opinión y prueba: bolígrafos MiquelRius


La verdad es que, nada más tenerlos en mis manos, no he podido evitar hablar de ellos. Ya sabéis que me gustan las cosas sencillas, bien hechas, pero útiles y de diseño con sentido. Estos bolígrafos de MiquelRius tienen todo eso pero, además, tienen muchas otras virtudes. Y es que me ha gustado mucho que en estos bolígrafos en MiquelRius huyan de lo desechable. De hecho, puedes adquirir uno de ellos y usarlo todo el tiempo que quieras, cambiándole su recambio por cualquier otro ya que usan recambios genéricos (tipo Parker, Pelikan 337, o Inoxcrom, o de cualquier otro fabricante que te venga más a mano).

Y no solo tienen ventajas prácticas: su estética es soberbia. Útil a la vez que bonita. Especialmente el negro mate enamora al primer vistazo y combina con todo. Al ser de plástico, son ligeros (muy ligeros), y su zona de agarre es muy anatómica. Confieso que me estaba cansando de la zona rugosa de los Inoxcrom que habitualmente uso, mientras que con estos MiquelRius se gana mucho en comodidad, ya que son muy ergonómicos.




Dentro de la variedad de MiquelRius, éstos se denominan Soft Candy Tag. MiquelRius especifica que tienen "tacto de goma", pero no te equivoques: no quiere decir "gomoso". De hecho ya sabéis que tengo una relativa resistencia a los bolígrafos con partes blandas, porque acaban todas sucias, se enfean muy pronto, y terminan deteriorándose en su superficie. Estos no son así. Ciertamente tienen un tacto "a goma", pero no son de goma, tienen una superficie muy cómoda que evita que el dedo deslice, por lo que su uso es muy agradable. Todos ellos se comercializan con el mismo recambio de color azul que, como hemos dicho al principio, es recargable. Lo bueno es que aunque el recambio sea el mismo -creo que es todo un acierto, porque así si te gusta un color, evitas tener que "cargar" con su tinta hasta que se agote ésta, y puedes usarlo independientemente del color exterior-, lo puedes elegir hasta en ocho colores de exterior diferentes: el sublime negro mate que ves en las imágenes (referencia 11350), el rojo fuerte (es un rojo hipnótico, muy vivo, extraordinariamente atrayente), cuya referencia es 11351, un color lila muy chic (referencia 11352), el más clásico y socorrido azul (referencia 11353), el rosa (referencia 11354), un precioso naranja-salmón (referencia 11355), un verde hierba muy sugerente (referencia 11356), y finalmente el bonito turquesa, otro de los colores más fascinantes de la gama (referencia 11357).

En cuanto a la experiencia de escritura, me ha sorprendido el recambio, una tinta muy fluida (y es en todos los que he probado, lo que quiere decir que el recambio es de buena factura, no ocurre como en otros fabricantes que puedes dar con tintas malas, buenas, o regulares), que facilita trazos muy continuados y que no te obliga a "rasgar" el papel. La punta es de 1 mm., y las medidas del bolígrafo son de 140 mm. de largo, por 8 mm. de diámetro. Es un bolígrafo algo largo, pero no molesto, de hecho si lo llevas en el bolso o en la mochila lo agradecerás, porque es fácil de encontrar y gracias a esas dimensiones se nota que es un bolígrafo "con cuerpo", con carácter.


Otro detalle que me encanta de estos MiquelRius Soft Candy Tag es el clip de enganche. Forma parte del mismo cuerpo del bolígrafo, por lo que evitamos esas molestas consecuencias de que se afloje, se suelte y lo acabes perdiendo. Lo he probado con los bolsillos y la verdad es que agarra magníficamente bien, y el secreto de eso no es el propio clip es, como decíamos al principio, el diseño general del bolígrafo: enseguida notas que el clip ofrece una notable resistencia, necesaria para darle robustez y durabilidad pero, sin embargo, cuando lo prendes casi por magia se queda muy bien sujeto. Esto se consigue gracias al diseño inferior del propio clip, si te fijas en las imágenes, notarás que tiene una especie de elevación, que sigue la curva en arco del mismo clip. Esa pequeña protuberancia "eleva" la superficie sobre la que lo prendas, derivándola hacia la parte del clip. Lo mejor es que no "lo atrapa", como en otros bolígrafos, sino que su diseño hace que en el momento de desprenderlo no tengas que forzarlo ni empujarlo (es una de las cosas que más "odio" en otros tipos de clips), sino que simplemente tirando de él, el bolígrafo se desprende fácilmente.

Obviamente todas estas virtudes y ventajas son por algo, estamos hablando de un producto firmado por MiquelRius en donde la calidad, durabilidad y la practicidad está fuera de toda duda, incluso en sus instrumentos de escritura más básicos y sencillos, como son estos bolígrafos. Ya hemos traído otros productos aquí de este fabricante y ninguno de ellos nos has decepcionado, en realidad, difícilmente te decepcione esta marca.


El único "pero" que les pondría a estos bolígrafos es que no tengan una variante en blanco, porque tendría que ser espectacular, si ya el negro lo es, contar con un blanco en ese acabado. Curiosamente, por cierto, tampoco tienen un color amarillo, supongo que ambas tonalidades no habrán sido contempladas inicialmente por MiquelRius, pero ojalá las añadan a la colección próximamente, aunque también es cierto que a cambio tenemos ese color rojo tan increíble, y ese anaranjado tan refrescante.

Os tengo que confesar que, hasta verlos y dar con ellos, pensé que este tipo de bolígrafos ya nadie los tenía, que aunasen sencillez, un buen diseño, y unos buenos materiales con un cuerpo ligero y duradero. En todas partes en las que pregunté en su día (para dar con un bolígrafo de cuerpo de resina y recambio genérico), nadie me ofrecía nada más que modelos con esa "goma en medio" tan molesta, que no digo que no sea cómoda, pero es poco sufrida y mucho menos robusta, ya que en cuanto empieza a deteriorarse o tienes el bolígrafo almacenado un tiempo, la experiencia de cogerla por esa zona es tremendamente ingrata. Me alegro por ello enormemente que MiquelRius continúe ofreciéndonos bolígrafos útiles y prácticos y, a la vez, con tanta personalidad e identidad. Si buscas un bolígrafo, por lo tanto, que aguante de todo no solo en tu oficina, sino en tu trabajo en el exterior, o que sea capaz de acompañarte un curso completo (¡o varios!), sin duda estás ante uno de los mejores pretendientes. Los Soft Candy Tag de MiquelRius no son solo esos bolígrafos indestructibles a los que puedes acudir, sino que son tan cómodos y versátiles que nunca te cansarás de ellos. De hecho, seguramente acabes prefiriéndolos a bolígrafos más elitistas -pero pesados y frágiles- de otras marcas. Si no los has probado, decídete a usarlos y lo descubrirás.








| Redacción: Duraderos.com / Duraderos.blogspot.com | Página oficial: MiquelRius Candy Tag

1 comentario :

  1. Será cuestión de probarlo, tiene buena pinta, aunque no es el diseño que más me gusta, mi favorito es de plástico, uno que me dieron de propaganda similar en tamaño y diseño a los Parker Jotter IM.

    Me imagino que cuando hablas de goma molesta te refieres a los famosos bolígrafos MILAN, con los modelos transparentes MILAN P1 LOOK (Este modelo no es de goma) he llegado a poner recargas de INOXCROM, creo que cambiando algún muelle, no lo recuerdo pero se puede poner perfectamente y ves la carga de tinta que te queda.

    ResponderEliminar

Entradas populares