Antes los objetos se hacían para durar, para ser reparados. Hoy se hacen en grandes cadenas de producción con el único fin de ser caducos. Ya no se repara ni se cuida con mimo objetos y artículos que nos acompañaban toda la vida, que nos servían durante generaciones. Los artesanos tradicionales han desaparecido, y en su lugar solo existen puntos de desperdicios y cadenas de ventas de baratijas. Puro consumismo decadente.

Sé bienvenid@ a Duraderos, el primer blog de consumo en donde nos fijamos en la fiabilidad de los productos y en su utilidad práctica. Aquí te hablaremos de los objetos y artículos hechos para durar y para resistir el más rudo trato diario, nuestro ritmo. Hechos como antes. En una palabra: duraderos.

www.Duraderos.com

10.2.17

Opinión y prueba de logbook vintage Mr. MiquelRius


Mientras en Francia tenían éxito los cuadernos moleskine (dicen que famosos como Picasso, Matisse o Hemingway escribían en ellos, aunque no hay ninguna prueba palpable que lo demuestre), en España se levantaba su economía con los cuadernos MiquelRius, ampliamente usados por tenderos y comerciantes de todo tipo para llevar su contabilidad. Los más ancianos recordarán cómo, cuando acudías a la tienda, no salías con tu compra y un ticket como prueba, como ahora, de ningún modo. El tendero, mientras tú buscabas en el monedero para sacar el dinero para pagar tu compra en la ferretería, artículos de la mercería o de la zapatería, sacaba su cuaderno MiquelRius de debajo del mostrador, y en él anotaba la venta.

Se puede decir, por tanto, que España se apoyaba entonces sobre aquellos míticos cuadernos de tapas de diseño arrugado y lomo reforzado con bandas de tela pegadas (y que los comerciantes, muchas veces, reforzaban aún más con esparadrapo o con más tiras pegadas; por cierto, aún se comercializan esos cuadernos).




Como por desgracia es habitual, los productos más útiles, prácticos y robustos que siempre surgieron en España son ahora olvidados, cuando no denostados, mientras que, quizá por desconocimiento, desinterés o desinformación, muchos acaban adquiriendo productos extranjeros cuando aquí los tienen mucho mejores. Imaginaros, MiquelRius, una marca con más de siglo y medio de historia (data de 1839), era la que editaba cuadernos y blocs sobre los que escribían no solo nuestros abuelos, sino nuestros bisabuelos. Si en cualquier otro país hubiera una marca así tan longeva, ya solo por eso tendrían un éxito tremendo. Por lo tanto, más aún que todas las marcas -o que la mayoría de ellas- que ves en las estanterías de papelerías y librerías, estos cuadernos de MiquelRius son realmente históricos, mientras que otros como Moleskine es una marca de relativa reciente aparición (Moleskine hace referencia a un cuaderno genérico con tapas en piel, y lo fabricaban artesanos y manufacturas de lo más dispar en Francia, de hecho habían dejado ya prácticamente de existir hasta que en 1997 lo registró la firma italiana Modo&Modo para uso comercial y fue cuando estalló el "boom" de esos cuadernos; su éxito fue tal que la vendieron a la francesa Sociéte Général Capital, la cual cambió hasta su denominación y pasó a llamarse Moleskine SRL).

MiquelRius, sin embargo, ha recurrido realmente a su historia, y muy acertadamente ha hecho estos cuadernos inspirándose en los antiguos, en aquellos legendarios modelos de los que os hablaba al principio. Estos cuadernos (y muchas otras variantes) la podéis encontrar dentro de la colección "Mr. Miquel Rius", la cual, y a pesar de su aspecto retro y tan cuidado que veis, han tenido la genial idea de mantener en sus artículos el mismo precio que el resto de colecciones de la firma catalana.


El que os presento hoy es el logbook (o libro en blanco) perteneciente a esa misma colección, el cual tiene un tamaño estándar de 90 x 140 mm (o sea, es muy compacto, es el tamaño común de los logbooks, que podríamos considerar un A6), y su calidad y terminación es, francamente, excepcional.

Ya sabéis que siento especial debilidad por estos cuadernos debido a lo prácticos que son, su tamaño es el ideal (ni muy grandes, ni muy pequeños), y su cubierta dura posibilita el que se pueda escribir en ellos sin necesidad de ningún otro apoyo.


El papel del logbook Mr. MiquelRius es también de extraordinaria calidad, se trata de papel de 100 gr/m2., por lo que podemos usarlo tanto para escribir, como para dibujar, ya que aguanta incluso acuarelas. Tal es así que es un papel muy usado y muy valorado por los que escriben con pluma estilográfica, ya que es de los pocos que aguanta esa tinta no solo sin ensuciar, sino que también sin traspasar. Además, al contrario que otros libros blancos o logbooks de la competencia, el de MiquelRius es uno de los que más hojas ofrece (100 hojas), todas ellas en blanco y aprovechables al máximo.

Aún teniendo siempre presente esto (la calidad del papel y cantidad de las hojas) no creas que es un cuaderno pesado, es liviano y fácilmente llevadero, y su peso está en consonancia con el de otros cuadernos. De hecho, pesa 160 gramos aproximadamente, que son solo unos siete gramos más o menos que otros logbooks similares que puedes encontrar en el mercado.


Al ser un logbook de calidad, y como es de esperar, las hojas van firmemente ancladas al lomo, cosidas, y no solo pegadas con pegamento como tienen otros, que se acaba envejeciendo y acaban debilitándose con el tiempo. También es propio de MiquelRius incluir un bolso tipo sobre, en la parte interior de la cubierta posterior, que facilita el llevar con nosotros algún papel, fotografía o recuerdo. En la parte frontal encontramos la clásica etiqueta, en la que podemos poner unas palabras de referencia para identificar el contenido del cuaderno. Un bonito detalle es que esa etiqueta mantiene el logotipo antiguo de MiquelRius, y no el más técnico y moderno logotipo actual.

Aunque estos logbooks mucha gente los usa para bocetos, dibujos o incluso escribir ideas, yo los suelo usar para todo, principalmente para escribir, ya que resultan más fáciles de transportar y más robustos que las libretas y cuadernos de colegio convencionales, por lo tanto sus usos pueden ser muy diversos.


El logbook de Mr. Miquel Rius ofrece cinta marcadora, que es bastante larga, por lo que si tienes la "manía" (o costumbre) de anudarla al final, con ésta podrás hacerlo sin problemas. Su goma elástica protege las hojas interiores del cuaderno, e impiden que se arruguen si tropezamos o golpeamos con objetos. Tanto su elasticidad como longitud están bastante bien, y se asientan sobre la cubierta posterior con firmeza. Además, y gracias al bolsillo con fuelle, la parte interna no molesta cuando estamos escribiendo ya sobre las últimas páginas del logbook.

Si buscas, por tanto, un cuaderno de calidad, duradero y robusto, éste logbook de la colección de Mr. MiquelRius lo es. Además, con esa estética retro tan cuidada y que tanto se agradece, porque no es estridente ni resulta tan ostentosa, de manera que puedes usarlo en cualquier parte. Otra de sus ventajas es el aspecto externo a libreta clásica, mientras que a la vez puedes contar con la funcionalidad de todo un logbook. Sin duda esta colección tan genuina y armoniosa de MiquelRius es todo un acierto.


Elementos que se pueden elegir de la colección Mr. Miquel Rius:
- Cuadernos cartoné (los clásicos con lomo de tela). En 210 x 307 mm o 154 x 207 mm.
- Notebook (en A4 o A5).
- Logbook (en 90 x 140 mm o 130 x 210 mm).
- Cuadernos Vintage Pocket (en 90 x 140 mm).
- Cuadernos Cartoné Design (en A4, A5, A5 apaisado y A6).










| Redacción: Duraderos.com / Duraderos.blogspot.com | Página oficial: MiquelRius

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Accede a nuestro foro: