Antes los objetos se hacían para durar, para ser reparados. Hoy se hacen en grandes cadenas de producción con el único fin de ser caducos. Ya no se repara ni se cuida con mimo objetos y artículos que nos acompañaban toda la vida, que nos servían durante generaciones. Los artesanos tradicionales han desaparecido, y en su lugar solo existen puntos de desperdicios y cadenas de ventas de baratijas. Puro consumismo decadente.

Sé bienvenid@ a Duraderos, el primer blog de consumo en donde nos fijamos en la fiabilidad de los productos y en su utilidad práctica. Aquí te hablaremos de los objetos y artículos hechos para durar y para resistir el más rudo trato diario, nuestro ritmo. Hechos como antes. En una palabra: duraderos.

www.Duraderos.Blogspot.com

26.2.17

Prueba y opinión de botas de seguridad Panter


Hace tiempo que quería traer a Duraderos.com algún calzado de seguridad, y sobre todo de las primeras marcas, huyendo de productos low cost y de malísima calidad como Anibal (Marca) o Cofra, de los cuales no merece la pena ni que los mencionemos.

Sin embargo Panter es otra historia. Es una de las marcas de renombre en este tipo de productos, una de las de más larga tradición, en el exigente sector del calzado de seguridad. Además, las botas que os traemos a Duraderos.com son unos modelos ya probados, y he podido contar con la experiencia, opiniones y conocimientos de su propietario, al cual le agradezco su colaboración para llevar a cabo este artículo.




El modelo de Panter es el Zion, un producto de categoría S3 (soporta impactos en la puntera, antideslizante, suela resistente a hidrocarburos y forro resistente al agua), unas botas que podríamos considerar genéricas dentro de Panter, o sea: de las más usadas y equilibradas. Un ideal término medio, por ello, para probar.

Lo primero que me ha llamado la atención es lo bien mullidas que están. Esto es muy de agradecer en calzado de seguridad, más aún si, como es el caso, la puntera es de acero, lo que conlleva que el calzado sea muy pesado (pesadísimo). Por eso es vital un buen mullido que sujete mejor el pie y evite que, debido al peso, el calzado no se quede "suelto" y produzca roces en la piel, que deriven en molestas heridas. Más importante es aún si consideramos que la zona de la puntera reforzada puede producirnos heridas si no se encuentra suficientemente acolchada (algo que ocurre, por cierto, en las Anibal), cosa que en las Panter se evita pues va acolchada o mullida casi toda la bota.


La lengüeta es de tipo fuelle, para evitar que penetren elementos extraños en el pie, y también se encuentra muy bien mullida. Respecto a la suela, el agarre es excelente y la durabilidad muy destacable, tanto en suelo mojado como en seco presenta unas buenas propiedades de tracción y apoyo.

Pero tras sus bondades, vamos con sus defectos, que son numerosos y, algunos, graves. El primero de ellos sin duda es el tipo de diseño en los cordajes. Es cierto que en un calzado convencional el tener o no ojales con anillos metálicos no importa demasiado, pero en este tipo de calzado sí incide, sobre todo si, como en las Panter, la forma de la abertura en el cordaje propicia tanto que los extremos de las cuerdas se unan, "ahogando el pie".


Por otro lado, y aunque hemos hablado de su acertado acolchado, el tejido exterior por desgracia no ofrece las mismas propiedades, y como podéis observar es una zona tan frágil que a los pocos meses de uso comienzan a presentar roturas, saliendo por el cuello la espuma y elementos vitales para el confort de la bota. Un calzado de este tipo debería durar, al menos, una temporada (hasta el cambio de vestuario), pero por desgracia ni el calzado de Anibal ni el de Panter cumplen este requisito, lo que incide directamente en la economía de la empresa, cuyo departamento de compras deberá hacer frente a adquirir más equipamiento sin haber terminado la temporada de sustitución. Por eso, siempre conviene adquirir marcas más fiables, aunque el producto sea ligeramente más caro, al final compensa, porque evitarán gastos extra al empresario.

Un grave defecto que suelen presentar las botas con refuerzo es el despellejamiento de la puntera, debido al refuerzo. En este caso, estas botas no han sido usadas en ambientes duros donde el impacto contra la puntera sea constante, ni mucho menos, y sin embargo ya empiezan a presentar signos evidentes de envejecimiento prematuro en la zona de refuerzo frontal. Si esto ocurre con unas botas que no han sufrido fatiga en exceso, no quiero ni imaginarme cómo quedarán estas Panter en trabajos donde la zona de la puntera sufra más.


En general, podríamos calificar a estas Panter con una nota media, un suficiente raspado, cumplen, pero cumplen lo mínimo y, desde luego, tampoco son duraderas (aunque sí lo son más que otras marcas del mercado, por desgracia en el mundo del calzado laboral la mayoría de marcas son penosas en calidad y durabilidad, y casi todas se contentan con cumplir la legislación obligatoria, sin ofrecer nada más, y esto incluye comodidad y robustez).

Son unas botas, por ello, recomendables si quieres un calzado para "salir del paso", pero no aconsejables puesto que, además de su elevado precio (hay botas mucho mejores por el precio de éstas), su enorme peso las hacen incómodas, y su diseño dista bastante de ser el mejor, al menos en la zona del cordaje y en la combinación elegida para el almohadillado en la caña. Sobre todo en durabilidad y comodidad, por tanto, son claramente mejorables.




| Redacción: Duraderos.com / Duraderos.blogspot.com

2 comentarios :

  1. Panther era una marca muy conocida en los 80. La tenía olvidada, imaginando que habrían cerrado, o que habrían traspasado su producción a China. Me alegra que sigan en activo, y fabricando en España.

    Gracias por redescubrírmelas.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti Guti.

    "Panter" (yo también me armé un lío con la "h", no veas). Aunque fabriquen en España, muchas de estas marcas han dejado de ser lo que eran, por desgracia. Solo hay que fijarse en detalles como que en las botas las líneas de los ojales unas empiezan a una distancia, en la otra bota a otra :D Que sean de trabajo no quiere decir que tenga uno que ir haciendo por ahí "el ridi", parece que en Panter no lo han comprendido.

    ResponderEliminar