Antes los objetos se hacían para durar, para ser reparados. Hoy se hacen en grandes cadenas de producción con el único fin de ser caducos. Ya no se repara ni se cuida con mimo objetos y artículos que nos acompañaban toda la vida, que nos servían durante generaciones. Los artesanos tradicionales han desaparecido, y en su lugar solo existen puntos de desperdicios y cadenas de ventas de baratijas. Puro consumismo decadente.

Sé bienvenid@ a Duraderos, el primer blog de consumo en donde nos fijamos en la fiabilidad de los productos y en su utilidad práctica. Aquí te hablaremos de los objetos y artículos hechos para durar y para resistir el más rudo trato diario, nuestro ritmo. Hechos como antes. En una palabra: duraderos.

www.Duraderos.Blogspot.com

11.3.17

Las Yumas Oslo a fondo tras unos cuantos kilómetros


Tras probar las Yumas Arizona, quería traeros unas sneakers de tipo CVO, y para hacerlo nada mejor que volver a elegir a Yumas que tiene numerosas variantes de este estilo.

Además, y haciendo honor en el nombre de este blog, en Duraderos.com pretendemos presentaros productos que sean los más equilibrados en durabilidad, calidad y precio. En un mercado tan difícil y competitivo como es el de las zapatillas, esto resulta muy complicado de encontrar. Las marcas fabricantes desglosan toda una parafernalia de tecnologías, con la sola intención de atraer a más público pero, a la par, en muchos casos esas tecnologías no son nada más que nombres cambiados o propios de elementos comunes a casi todo el resto de zapatillas y, en otros, realmente no aportan nada o casi nada.




Básicamente, y si lo reducimos a su máxima expresión, lo que necesitamos en una buena zapatilla es una suela resistente y robusta, que aporte firmeza y una buena tracción. Junto a ello, podemos añadir un forro de calidad, en piel, y una forma anatómica que sujete bien el pie y no ofrezca posibilidades de hacernos heridas ni rozaduras. Es cierto que no pedimos demasiado, pero es difícil de encontrar todo ello incorporado a un mismo modelo de zapatilla, y a precios económicos. Los fabricantes más elitistas nos ofrecen variedad de estos componentes, aunque la mayoría suele añadir tejidos textiles con rejilla para la aireación que solo puedes usar en verano o con clima muy cálido, y a precios que rondan fácilmente los cien euros.

En la gama baja, por su parte, encontramos zapatillas de todo tipo, sobre todo en marcas blancas, que abusan en exceso de compuestos muy endebles, y con diseños poco anatómicos y cómodos. En este sentido podemos decir con razón aquello de "lo barato sale caro".


¿Qué marca existe, pues, con la suficiente experiencia y renombre, que sea competitiva en todos los aspectos? No hay muchas, pero hay. En España tenemos la suerte de contar con grandes fabricantes de productos de zapatería, marcas míticas donde las haya, que tienen en sus catálogos productos realmente equilibrados, sin tener que irnos demasiado lejos. Una de estas marcas es Yumas.

En Yumas podemos encontrar ese tipo de zapatilla muy polivalente, apta para todos los usos, que tan habituales eran en los populares años ochenta. Nacida en 1975, Yumas tiene un amplia experiencia en calzado (también fabricaba vestuario deportivo y diverso equipamiento, por cierto) y uno de esos modelos tan completos, aparte de las famosas y conocidísimas Yumas Galaxia (sí, "galaxia" en español) son las Yumas Oslo de las cuales ya hicimos hace pocos días un primer acercamiento en Duraderos.com.


Se trata de unas grandes zapatillas, con curtidos de muy buena calidad, y una horma muy atlética y cómoda que se ajusta al pie a la perfección. Si quieres una zapatilla que siga tus movimientos sin dificultad, estás ante una de las mejores.

Las Yumas Oslo cumplen bastante bien ese papel de zapatillas robustas que os comentaba antes, con un diseño muy bien pensado, unos materiales de gran calidad (y durabilidad), y una robustez apta para soportar el día a día como ninguna.


Personalmente me gusta mucho el diseño con la parte superior de la puntera ("vamp") sin aireaciones, y con configuración y disposición de forro de tipo cerrado (las sneakers CVO, como os contamos cuando hablamos de los tipos de zapatillas). Las Oslo cumplen todos esos requisitos, puesto que aunque poseen zonas de aireación, éstas se sitúan en los laterales, haciendo a la zapatilla más resistente a las inclemencias del tiempo. Su piel es de gran calidad y, como es habitual, el piso va fijado mediante técnica de pegado térmico.

Las virtudes de su suela son numerosas, empezando por una suela en donde puedes fijar el pie al suelo con seguridad -al menos en sus primeros usos, luego con el desgaste pierde muchas de sus propiedades de agarre-, y su excelente dibujo -casi no "atrapa" porquería-, que consigue que podamos pisar con gran confort en múltiples terrenos, incluso fuera de asfalto y de aceras. Además, su comodidad se multiplica por una excepcional plantilla muy bien acolchada, realizada en látex, de un grosor bastante esponjoso y muy agradable. Quizá el único punto flojo de su suela es que se pegue tantísimo al terreno que se gasta bastante rápido, pero es un equilibrio difícil de mantener si queremos una suela que amortigüe bien, cómoda y a la vez que no deslice; no obstante teniendo en cuenta en qué precios nos estamos moviendo, y el excelente forro y acabado de la zapatilla, la nota general es muy notable. Además, dicha suela posee una serie de cortes transversales que facilitan la evacuación del agua, logrando con ello que podamos pisar incluso sobre terreno encharcado, al estar esos cortes muy marcados en la suela. Por otro lado, también favorece la flexión del pie, ofreciendo una mayor flexibilidad cuando caminamos durante mucho rato, de esta forma podemos dar pasos más cómodamente. No obstante conviene remarcar que tras los primeros días de uso y tras la degradación de la suela, ésta tiende a deformarse y se va gastando, lo que la hace perder prácticamente todas sus propiedades de tracción y de seguridad. Por ello, es aconsejable que lo tengamos en cuenta para que con las Oslo ya gastadas no pisemos sobre terreno resbaladizo o húmero o, al menos, pisemos con mucho cuidado, porque al irse el dibujo tienden a deslizarse.


Y hablando de pasos, como en muchas de las sneakers de Yumas, su cordaje es bastante extenso, algo necesario si tenemos en cuenta que disponen de nada menos que seis ojales a cada lado (todos ellos protegidos por aros metálicos, por cierto). Esos aros no "arañan" las cuerdas, y permiten un ajuste suave y preciso. Personalmente le habría retirado la segunda fila de ojales, creo que con cinco a cada lado esta zapatilla ya iría bien servida, aunque también es cierto que, si preferimos menos cordaje, en Yumas tenemos otras opciones, como las Yumas Eclipse, o las Yumas Leroy, sin ir más lejos (la primera con cinco, y la segunda con cuatro, respectivamente).

Gracias a sus tacos de amortigüación, la pisada es cómoda y fluida, unos tacos que, por cierto, son muy similares a los que poseen otras marcas como Nike pero en zapatillas mucho más caras y, además, hay que tener en cuenta que las Nike es mejor no usarlas por superficies húmedas porque son un auténtico incordio (y bastante peligrosas también).


Es cierto que el color de la suela va en gustos, pero a mí siempre me han gustado mucho las suelas de colores claros, porque permiten distinguir claramente cuándo y a qué nivel de suciedad posee la zapatilla. No obstante para quien prefiera una suela oscura, la puede encontrar en la versión marrón de las Oslo.

Los refuerzos, como es habitual en Yumas, son buenos y están muy bien colocados. Además, Yumas es de las pocas marcas que ofrecen un genial acolchado en toda la zapatilla, y en este caso las Oslo no son una excepción, llegando el acolchado hasta la zona de la puntera, donde encontramos el refuerzo.


Sin duda las Yumas Oslo son de ese tipo de zapatillas todo-camino, que te permiten recorrer kilómetros gracias a su robustez (ya las he torturado con unos cuantos kilómetros), y a un precio enormemente competitivo. Su forma lateral dinámica y anatómica, une lo mejor de las zapatillas deportivas, junto con las zapatillas más "andariegas", gracias a que es de las sneakers que ofrecen una densidad mayor (en altura) de dicha suela (aunque esto se reduce drásticamente y se tiende a deformar).

No podemos menos que agradecer el esfuerzo realizado por Yumas en esta zapatilla, ofreciéndonos una sneaker tipo CVO de gran consistencia, diseño muy acertado, y materiales muy buenos (sobre todo, y principalmente en el forro), aprovechando al máximo las propiedades de cada elemento para dotar a las Oslo de unas características muy prácticas, sin que por ello se vea penado en el precio. Por sugerir un punto que se podría mejorar todavía más, sería una suela de poliuretano denso y más dura, ya que las virtudes de confort y suspensión de su plantilla lo permiten. Quizá haya alguna que tenga esa combinación en Yumas, una especie de mezcla entre Arizona y Oslo, trataré de encontrarla.


En definitiva, si buscas una sneaker tipo cerrado a la que la puedas castigar toda la primavera y el verano y sentirte cómodo con ella (la Oslo es muy cálida, por lo que puedes usarla aún fuera de tiempo de verano, siempre y cuando no sea en terrenos resbaladizos o mojados), la Yumas Oslo es una de las mejores candidatas. Además, con la garantía y el saber hacer de una marca española tan legendaria como es Yumas.



| Redacción: Duraderos.com / Duraderos.blogspot.com

2 comentarios :

  1. Parecen una buena compra por lo que dices, y son bonitas.
    La foto en la calle, con los globos, es estupenda.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Guti. La verdad es que sí, es un gran descubrimiento, y lo mejor es que es a precio de Yumas, o sea: tiradas de precio.

    ResponderEliminar

Entradas populares