Antes los objetos se hacían para durar, para ser reparados. Hoy se hacen en grandes cadenas de producción con el único fin de ser caducos. Ya no se repara ni se cuida con mimo objetos y artículos que nos acompañaban toda la vida, que nos servían durante generaciones. Los artesanos tradicionales han desaparecido, y en su lugar solo existen puntos de desperdicios y cadenas de ventas de baratijas. Puro consumismo decadente.

Sé bienvenid@ a Duraderos, el primer blog de consumo en donde nos fijamos en la fiabilidad de los productos y en su utilidad práctica. Aquí te hablaremos de los objetos y artículos hechos para durar y para resistir el más rudo trato diario, nuestro ritmo. Hechos como antes. En una palabra: duraderos.

www.Duraderos.Blogspot.com

3.3.17

Prueba y opinión de zapatillas Yumas Oslo


Oslo es la capital de Noruega, es una de las ciudades más cosmopolitas, una de las más pobladas (casi un millón de habitantes) y en uno de los países más avanzados, fructíferos, modernos y atractivos de la Tierra. Es también el país -en la ficción- del ASSI e INSI Group, y es uno de los centros neurálgicos de la Península Escandinava, además de ser Noruega uno de los más envidiados entre todos los países del mal llamado Primer Mundo. Es, además, una ciudad muy atractiva, y el país posee grandes contrastes, con zonas muy despobladas y de enorme riqueza natural.

Por todo ello Oslo, y Noruega, me gusta bastante. Su sociedad es la envidia del resto del mundo, y junto con Finlandia podríamos clasificarlos como los países más avanzados (dejando aparte riquezas y poder militar, y cosas de esas) del Globo. De manera que me parece sumamente acertado que Yumas haya elegido ese nombre para una de sus zapatillas, un modelo que le viene esa denominación con gran justicia, porque es también uno de sus mejores modelos de zapatillas y, para mí, uno de los mejores (bueno, sino el mejor, realmente creo que, por relación calidad-precio, es la mejor, no encontrarás otra igual en el mercado) modelos que existen, superior a zapatillas muchísimo más caras pero que, claro, como son de multinacionales de más lujo, tienes que pagar la marca. En Yumas no ocurre eso, con Yumas pagas la zapatilla, y está. Y eso que, como marca, Yumas es ampliamente reconocida, tiene prestigio, nombre y antigüedad -data de 1975-, pero sus productos se venden a unos precios realmente asequibles.




Las Yumas Oslo destacan en todo por encima de sus rivales, y no hay cosa que pudiera decir que es peor o de mejorable calidad. Quizá los bordes de las plantillas, que a veces se deforman, o el logo de metal (yo habría puesto la "Y" grabada o cosida, y retirado ese pequeño logo metálico que apenas se ve), pero en comparación con lo que es la zapatilla en su conjunto es tan poco importante que todo lo buena eclipsa esas pequeñeces. También es verdad que, aunque Yumas es una de las marcas que mejor forra el interior de sus productos de calzado, comparativamente con otros modelos el Oslo está un "poquito menos" acolchado, no en lo que es la zapatilla, que tiene un acolchado perfecto, sino en la puntera, que se nota el cosido del refuerzo -si pasamos los dedos por su interior-. Zapatillas como las Yumas Split tienen mejor acolchado en esa zona, pero no es que en las Oslo sea malo, es simplemente que es diferente, porque el acolchado sigue siendo magnífico.


A partir de ahí todo son bondades: las zapatillas son ligerísimas, comodísimas, y compiten sin miramientos con zapatillas de otras marcas que cuestan casi el doble. Sus cortes transversales en la suela, para evacuar el agua, son fantásticos, y el dibujo en general de la suela es magnífico, permitiendo limpiarlas rápidamente, si lo necesitamos. Además, apenas atrapa piedras o porquería, porque el dibujo posee cantos muy bien perfilados -y ya sabéis que soy muy maniático en ese aspecto-. Las Yumas Oslo me convencen completamente, de hecho se ha convertido en mi zapatilla todo-terreno, para todo el año, en toda estación, preferida. Es, simplemente, una creación impresionante.


Los bordes (y rebordes) de su suela son muy suaves y limpios en la parte superior, permitiendo que ésta se limpie fácilmente con un paño. Además, y uno de los detalles que me encanta -y que siempre suelo tener en cuenta en las zapatillas- es la elevación del pie respecto al plano del suelo. Me gustan las suelas consistentes, robustas y de tipo bidensidad pero, a la vez, las que te permiten caminar rápido, de tipo entrenamiento. Las Yumas Oslo comparten lo mejor de ambos mundos: la suela es realmente gruesa, pero tiene un perfil deportivo muy atlético, y en la parte delantera posee una elevación para proteger la puntera muy acertada. No puedo decir más que bondades de esta suela, la verdad es que me encanta, y es una de las mejores realizaciones de Yumas, con cortes precisos que permiten flexionar el pie, y zonas de agarre y evacuación de agua generosas y eficientes. Eso sí, hay que tener en cuenta que, como suela de goma EVA que es, se desgasta fácilmente y va perdiendo notablemente sus capacidades de agarre, por lo que tras los primeros usos hay que tener mucho cuidado en superficies mojadas y/o deslizantes.


Si dejamos la suela y subimos nuestra mirada hacia el forro de la zapatilla, las virtudes y gentilezas de las Oslo no hacen más que aflorar: por de pronto, encontramos piel serraje en partes de refuerzo, en la zona delantera de la puntera, al estilo tan particular de Yumas, y en la parte baja de la talonera. La parte alta de la misma es una de las zonas que más me atraen de las Yumas Oslo: posee un refuerzo cosido en un precioso color rojo borgoña espectacular y, a su lado, encontramos dos tiras de refuerzo más. Todas de piel, y todas cosidas. En estas zapatillas no encontrarás plástico por ninguna parte. El cuerpo principal de la zapatilla está hecho de piel (ya lo ves en la etiqueta de venta) un tipo de piel flor que va desde el aro protector de los ojales, rodea éstos, y se extiende a la parte trasera. Para las zonas más expuestas y sufridas, Yumas ha recurrido, acertadamente, a la gamuza y al serraje.


La lengüeta está magníficamente acolchada, es muy cómoda gracias a ello, y en su parte delantera encontramos también piel, mientras que en la trasera, más confortable y cálida, está hecha con un acolchado textil como el forro. En la parte superior frontal tenemos la etiqueta, realizada también en piel, marrón, de magnífica factura, también cosida al cuerpo de la lengüeta. La hilera de ojales está totalmente reforzada por aros metálicos, y su paso es suave en el cordaje y ofrece enorme facilidad de ajuste. Y hablando de cordones, los de las Yumas Oslo son de los que más acertados me he encontrado respecto a su extensión: ni muy largos, ni muy cortos. Con ellos puedes hacer un nudo a la distancia justa. Creo que son los mejores cordones (por su extensión) que existen en el mercado, sinceramente.


Hasta aquí no hemos hablado, prácticamente, más que bondades de las Oslo, pero es que es inevitable, son unas zapatillas fantásticas. Y prepárate, porque aún no hemos entrado en el aspecto en el que Yumas destaca a esta zapatilla: su plantilla. Y es que la Yumas Oslo poseen una plantilla de látex muy bien acolchada, que colabora a que sea más confortable. La plantilla posee dos caras, la superior "abraza la zapatilla" con un reborde lateral, y se eleva sobre la plataforma, dejando el pie "en suspensión". La inferior posee una serie de protuberancias (lo puedes observar en las imágenes) que amplían todavía más la capacidad de amortiguación de la suela, un magnífico detalle. No se queda ahí: la entresuela, como en las mejores zapatillas de calidad del mercado, va cosida y es textil. Bestial. La guinda perfecta para hacer de las Yumas Oslo unas zapatillas sin rival.


Puestas en el pie, y caminando con ellas, notarás enseguida que son tremendamente confortables. ¿No te acuerdas de esa magnífica sensación, cuando te calzas unas zapatillas, que éstas se ajustan a tu pie como un guante a la primera, como si las llevases toda la vida, sin necesidad de "darles kilómetros" para que se adapten a ti? Pues si quieres volver a sentir esa placentera sensación, las Oslo te la ofrecerán.


Para mí, las Yumas Oslo suponen un antes y un después de Yumas. Puedes haberte probado muchas Yumas a lo largo de tu vida, seguramente muchas de ellas de bajo precio, y otras que te habrán decepcionado o no -como toda zapatilla, mucho depende de los gustos de cada uno-, pero hasta que hayas probado unas Oslo no sabrás nada, absolutamente nada, del placer y de la comodidad que puede ofrecer una zapatilla: flexionan realmente bien, acompañan al pie en sus movimientos magníficamente, y la combinación acertadísima de piel resistente en el exterior, suela densa y porosa, e interior muy bien acolchado, junto con la magnífica configuración de plantilla, hacen de este conjunto algo sublime. Las Yumas Oslo no son solo una de las mejores zapatillas del mercado dentro del competitivo mundo del "low cost".

Yumas Oslo en la web oficial de Yumas:
- Yumas Oslo Marino (azul).
- Yumas Oslo Marrón.
- Yumas Oslo Gris.

Nota: El modelo de este artículo es el Yumas Oslo Gris.











| Redacción: Duraderos.com / Duraderos.blogspot.com

2 comentarios :

  1. Tienen muy buena pinta, y lo de la plantilla de latex, nunca antes lo había visto, y parece muy interesante. La suela, por lo que veo, no me gusta, aunque me fío más de tu opinión que la tienes en directo.

    Me gusta que Yumas sea capaz de competir en igualdad de condiciones con las multinacionales, y lo haga a esos precios tan razonables.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Guti.
    La verdad es que la estética de la suela a mí me da un poco igual, aunque en cuanto a color prefiero las suelas blancas, y esta lo es (también hay versión con suela oscura, por cierto). Lo que importa es su efectividad, y esta es bastante buena, gracias a los dibujos con laterales inclinados, no atrapa "cosas" :D

    ResponderEliminar

Entradas populares