Antes los objetos se hacían para durar, para ser reparados. Hoy se hacen en grandes cadenas de producción con el único fin de ser caducos. Ya no se repara ni se cuida con mimo objetos y artículos que nos acompañaban toda la vida, que nos servían durante generaciones. Los artesanos tradicionales han desaparecido, y en su lugar solo existen puntos de desperdicios y cadenas de ventas de baratijas. Puro consumismo decadente.

Sé bienvenid@ a Duraderos, el primer blog de consumo en donde nos fijamos en la fiabilidad de los productos y en su utilidad práctica. Aquí te hablaremos de los objetos y artículos hechos para durar y para resistir el más rudo trato diario, nuestro ritmo. Hechos como antes. En una palabra: duraderos.

www.Duraderos.Blogspot.com

8.4.17

Comparativa: bolígrafos con sujeción de goma


Probablemente ya sepáis que no soy muy aficionado a los bolígrafos con zona de agarre de goma, por muchas causas entre las que están que es un producto caduco (la goma se degrada tarde o temprano), y molesto cuando lo dejas tiempo sin usar -se vuelve una goma bastante "asquerosa"- o cuando lo usas mucho -se ensucia-. Pero como últimamente escribo bastante he empezado a sentir molestias realmente incómodas, hasta el punto que en ocasiones pareciera que estuviera escribiendo (o cogiendo el bolígrafo) directamente con el hueso de la falange, dando una sensación de mucha "grima".

Finalmente lo asumí y decidí ceder a la evidencia y probar algunos bolígrafos que existen en el mercado con zonas de agarre de goma, gracias a que algunos de ellos me los han prestado para esta ocasión y, de esta forma, he podido reunir varias marcas -y modelos- con el fin de emitir un veredicto y juzgarlos en cuanto a su comodidad.




Porque ese es, precisamente, el punto fuerte de estos útiles: que su zona de goma ofrezca un mejor confort, una zona almohadillada para que, tras horas de escritura, uno no acabe con los huesos "pegando" sobre el duro cuerpo del bolígrafo (y no estoy siendo exagerado, deberíais ver cómo acaba algunas veces mi dedo índice). Desde los años escolares o en donde escribía novelas a mano que no recordaba una tortura semejante de mis dedos. Precisamente de aquella época recuerdo que se comercializaban -ya no, por desgracia- una especie de "almohadillas" triangulares, que las insertabas en la parte baja del bolígrafo y podías escribir más cómodamente (y durante más tiempo). Las usé durante bastantes años pero, con el tiempo, acababan dándose de sí y no se sujetaban con firmeza en el bolígrafo, y se deslizaban acabando saliéndose, por lo que cuando las que tenía se terminaron, ya no pude reponerlas.

Hoy en día encuentras mucha variedad en los fabricantes: Faber-Castell promete que sus modelos de cuerpo triangular son enormemente cómodos para escribir, cosa que es cierta, pero no son de cuerpo blando y acaban dañándote igualmente los dedos. Otros fabricantes tienen terminación que simula la goma, pero que tampoco es la solución porque no es lo suficientemente esponjosa. Y otros, que es la alternativa que os traigo aquí -en su mayoría- ofrecen una zona especial de goma para ofrecer una amortiguación que no te haga daño al hacer presión al escribir.


Con el paso del tiempo descubrí -no es nada nuevo, por cierto- que otro aspecto importante en la comodidad de un bolígrafo es el peso. Están muy bien esas estilográficas o esos bolígrafos con cuerpo de metal, son muy duraderos y lucen muy bien, pero más allá de dejar tu firma en un documento, quien tenga que escribir durante varias horas con ellos sufrirá lo indecible. Y es que un bolígrafo, aunque nos parezca ligero inicialmente, tenemos que pensar que vamos a tener que "arrastrarlo" durante mucha distancia, durante metros y metros que, a los varios días, acaban convertidos en kilómetros en donde solo tus dedos (y tu mano) ha tenido que ir arrastrando un instrumento de escritura. Al final del día el bolígrafo que tan ligero te parecía al principio es casi una mole de cemento, y ya deja de tener gracia y su estética pasa, por supuesto, a un segundo plano.

He probado varios bolígrafos, pues, con zona de agarre de goma, y no solo he tratado de mirar que sean cómodos sino, además, que sean duraderos. Esto tiene una fácil y simple explicación: normalmente estos bolígrafos son más caros (bastante más que uno típico "de usar y tirar"), por lo que no nos compensará adquirir uno cada vez que agotemos la tinta y lo más adecuado sería adquirir uno que tuviera cartucho de tinta recargable (un recambio). A eso hay que añadir que, al tener más componentes, y ser por lo general bolígrafos con más elementos (sistema retráctil, zona de goma, clip...), sería medioambientalmente hablando más razonable sustituir su carga, que no sustituir el bolígrafo entero contaminando el medio ambiente con más residuos.


El primero del que os voy a hablar es el Pilot Super Grip en su variante media (M), un bolígrafo con una zona de agarre bastante bien almohadillada, que utiliza un dibujo grabado lineal para aumentar el tacto y ofrecer una zona de altibajos la cual, gracias a sus hendiduras, tiene un cierto efecto de "masaje" sobre el dedo (la mayoría incorporan zonas parecidas, aunque cada fabricante recurre a grabados distintos). En la parte inferior, hacia la punta, la zona de agarre se ensancha, ofreciendo un buen "tope" que podemos notar si -como es mi caso- de manera innata tiendes a bajar hacia abajo los dedos (o por si agotamiento te ocurre). Esa zona nos evitará, por tanto, que pasemos de ahí.

Con un peso de sólo 8.9 gramos, el Pilot Super Grip sería una buena opción como bolígrafo de escritura continua, sino fuera por un desagradable y lamentable detalle: su tinta no es recargable y el recambio que usa, si bien es cierto que se puede intercambiar, es enormemente difícil de encontrar (en casi ningún lado lo tienen), de manera que en la práctica tendrás que desechar el bolígrafo entero. Una pena.


Descartado el Pilot el siguiente en la lista que os presento es uno de Inoxcrom, concretamente el Inoxcrom Roller Retractable. De tinta en gel, ya solo eso nos dice que es un buen bolígrafo. A primera vista pensé que su sistema de agarre sería muy incómodo, al menos más que el de Pilot Super Grip que os acabo de comentar, pero una vez en mi mano la verdad es que no es así. Cierto que su goma de sujeción apenas está preformada y que los elementos "de masaje" son casi invisibles, pero su tacto esponjoso y su elevada suavidad (es una goma muy blanda) compensan en parte el resto de desventajas. Realmente es un bolígrafo muy cómodo, aunque con un peso muy elevado (10,2 gramos) y, por si fuera poco, su cartucho tampoco es recargable. En Inoxcrom lo podrían haber puesto recargable, pero no han querido, de manera que otro bolígrafo más descartado.


Volvemos a Inoxcrom para presentaros uno de sus últimos modelos, una serie especial de Lucia Be con mensajes (y dibujos) que quieren parecer juveniles y frescos pero, sinceramente, a mí me parecen frívolos, incluso de mal gusto. Inoxcrom debería copiar por MiquelRius en este sentido, para darse cuenta de cómo tiene que ser esta estética juvenil sin caer en la vanidad más absurda. Pero dejando aparte su lamentable estética, tengo que decir que el IXC by Lucia Be es un bolígrafo bastante equilibrado, no es lo mejor del mundo, pero tiene cosas que aventaja al resto. Por ejemplo, su cartucho es estándar, por lo que podremos ponerle cartuchos sueltos sin tener que tirar el bolígrafo entero a la basura. La zona de agarre, sin embargo, no es todo lo esponjosa que debía ser y, por si fuera poco, las muescas de masaje no se encuentran en toda su superficie, por lo que en un momento dado puedes estar escribiendo sobre ellas y al segundo siguiente salirte de ellas y estar sujetando una superficie totalmente plana. Por otro lado posee una curvatura pero, en lugar de hacer un anillo como en el Pilot para impedir que el dedo se deslice hacia la punta del bolígrafo, los de Inoxcrom han hecho todo lo contrario, y aquí el mismo bolígrafo te invita a acabar escribiendo peligrosamente bajo y cerca del papel. Parece mentira que teniendo Inoxcrom toda la experiencia que tienen en material de escritura, aún caigan en estos enormes errores. Por otro lado, su peso -culpa en gran medida del enorme y "gigantesto" clip sobredimensiado y enormemente frágil, por cierto- tampoco es para tirar cohetes: más de 10 gramos. Demasiado.

Como estamos viendo, ni Inoxcrom ni Pilot parecen tener bolígrafos con zonas de agarre anatómicas que sean buenos, si no fallan en una cosa, fallan en otra. Veamos ahora si Paper Mate, otro legendario fabricante, sabe hacerlo mejor.


En primer lugar os hablaré del Paper Mater 300 RT. Se trata de un bolígrafo con una estética francamente buena, con un clip metálico, cuerpo semitransparente en negro, y una zona de grip muy amplia. Dicha zona (en las imágenes no se aprecia muy bien) posee perforaciones táctiles y una ligera curva hacia el interior nos advierte de que estamos desplazando los dedos peligrosamente cerca del papel. Pudiera parecer que, con todo ello, el 300 RT es un bolígrafo pesado, pero ni mucho menos: solo 8,6 gramos. No está mal para un modelo con clip metálico y sistema retráctil. Por desgracia, tiene una parte mala, enormemente mala: tampoco ofrece recambio estándar para su sistema de tinta. Una pena porque, además, su tinta (Inkjoy) es muy buena.


Si el 300 RT nos gustó pero no nos satisface su sistema de recambio, vayamos por otro modelo de Paper Mate, a ver si lo mejora: el Paper Mate 550 RT, es decir: el modelo superior. Con un cuerpo mucho más "señorial", el 550 RT es un bolígrafo muy bonito, y su zona de agarre mezcla la goma con el plástico. Por desgracia, esa mezcla no es muy buena, porque nos podemos encontrar con estar presionando directamente sobre el duro plástico. Además, la goma tampoco es muy confortable que digamos, y está más cercana a un símil-goma (como los MiquelRius "engomados") que a una auténtica goma esponjosa. Tiene más partes metálicas que el 300 RT, aunque curiosamente en el peso no se diferencien apenas, pues el 550 RT pesa incluso menos: 8,2 gramos, debido -probablemente- a que tiene menos grosor su goma. Por desgracia, tampoco dispone de recambio estándar.

Para finalizar, he querido comparar todos los pesos de estos bolígrafos con el de los antiguos Inoxcrom Rocky, cuyo peso sorprende y aún hoy día sigue siendo insuperable: sólo 7,1 gramos. Las variantes de MiquelRius pesan 9,3 gramos, diferencia que se explica porque los de MiquelRius son bolígrafos notoriamente más grandes y, además, internamente tienen un extensor de plástico (para que el cartucho estándar, más corto, alcance al mecanismo de pulsación).


Normalmente, al llegar a este punto, suelo hacer un resumen con el mejor bolígrafo de todos, pero por desgracia esta vez no va a poder ser porque no hay ninguno (con zona de agarre de goma) que me haya gustado o satisfecho al cien por cien, es cierto que el mejor de todos es el Paper Mate 300 (cómodo, muy ligero, con clip de metal...), por desgracia, sus recambios son imposibles de encontrar (aunque existir existen, pero a ver quién es capaz de dar con ellos...). Los fabricantes parecen empeñados en que se tire el bolígrafo completo a la basura y adquieras otro, lo cual puede ser factible en un bolígrafo Bic (y ni siquiera...), pero uno de estos cuyo precio es notablemente más caro deberían ofrecer una posibilidad de recambios en pack que, además, son muy asequibles. Quizá precisamente por eso, porque son baratos y no ganarían tanto con ellos, no les gusta ofrecer los recambios.

Seguiré buscando algún bolígrafo cómodo con agarre confortable. Ya os contaré.

-Pilot Super Grip:


-Inoxcrom Roller Retractable:

-IXC by Lucia Be:

-Paper Mater 300 RT:


-Paper Mate 550 RT:




| Redacción: Duraderos.com / Duraderos.blogspot.com

2 comentarios :

  1. Los Pilot Super Grip, hubo un tiempo que los utilicé. Doy fe que la goma es muy duradera, aunque no lo parezca. Aunque lo tengas algunos años sin usar, no se deshace. Claro que no durará 20 años como tus Rocky.

    El fallo que le veo a todos, es lo que apuntas, bolígrafos caros, muchos con tinta de gel, y que no son recargables. Es decir, que durarán poco, y tendrás que tirarlos cuando el cuerpo aún esté casi nuevo.

    Paper Mate me gustaba mucho de niño, pero estoy bastante desconectado de lo que hacen ahora. Tu artículo me ha dado ganas de profundizar un poco.

    Por cierto que los Inoxcrom Rocky, son como los Casio W-720. Ni siquiera Inoxcrom o Casio han logrado algo tan bueno tiempo después.

    ResponderEliminar
  2. Los STABILO Pointball si que son recargables con los recambios de INOXCROM y son unos magníficos bolígrafos, con personalidad propia.

    Los cómodos Uni-ball SIGNO se pueden recargar con los baratos Paper-Mate InkJoy 100 RT .

    De todos modos de los bolígrafos con agarre de goma el que tiene mejor relación calidad precio es el STABILO MARATHON con 5.5 Kilómetros de tinta y un agarre muy bueno.

    ResponderEliminar

Entradas populares