Antes los objetos se hacían para durar, para ser reparados. Hoy se hacen en grandes cadenas de producción con el único fin de ser caducos. Ya no se repara ni se cuida con mimo objetos y artículos que nos acompañaban toda la vida, que nos servían durante generaciones. Los artesanos tradicionales han desaparecido, y en su lugar solo existen puntos de desperdicios y cadenas de ventas de baratijas. Puro consumismo decadente.

Sé bienvenid@ a Duraderos, el primer blog de consumo en donde nos fijamos en la fiabilidad de los productos y en su utilidad práctica. Aquí te hablaremos de los objetos y artículos hechos para durar y para resistir el más rudo trato diario, nuestro ritmo. Hechos como antes. En una palabra: duraderos.

www.Duraderos.Blogspot.com

El Renault Twingo pierde piezas por el camino


El actual Renault Twingo (X07) es uno de mis vehículos favoritos, porque incorpora todo lo que me atrae de un automóvil: es muy compacto, ligero, fácil de conducir, posee mucha tecnología y, además, es de propulsión. Fruto de una colaboración con Smart (el Smart ForFour es su "clónico"), Renault no parece haber puesto demasiado interés, sin embargo, en ese producto, ya que posee detalles propios de Smart y bastante inéditos en Renault (y que probablemente de ser un producto propio la compañía francesa no lo hubiera dejado pasar por alto), como el tener un capó sin llave (cualquier persona lo puede abrir desde el exterior).

Por desgracia eso no es todo lo malo. Ahora se está procediendo a avisar a los propietarios que han adquirido uno porque han descubierto que todos los modelos (desde el inicio de su fabricación y puesta a la venta, el año pasado) tienen un grave defecto: los pasadores que sostienen el panel trasera (lo que en otros coches sería el portón, en este caso el cristal) pueden despegarse, y el alerón "saldría volando" al circular. A Renault no le ha quedado otra que decirles a sus concesionarios que procedan a realizar un pegado con un adhesivo más resistente toda esa zona.




Eso no es todo lo malo, porque otro de los fallos de diseño de este coche sigue en el capó, el cual, además de lo que os comentaba antes, el panel puede abrirse al circular con el roce del viento y, de producirse, se podrían romper las soldaduras y hacer que el panel salga despedido, con el riesgo que supone no solo para otros vehículos en la vía, sino también para transeúntes que circulen por los alrededores.

La solución de Renault, lamentablemente, no pasa por sustituir el capó y añadirle un cierre decente, solución que sería obviamente muchísimo más cara (probablemente habría que cambiar aletas, frontal y demás). De momento se sabe que lo solucionarán también con pegamento. Muy bueno tiene que ser ese pegamento que utilizan, esperemos que con el tiempo no envejezca y vuelvan a resurgir estos nuevos problemas.

| Redacción: Duraderos.blogspot.com

Último reportaje

El teletipo: Apli Paper se hace con MiquelRius