Antes los objetos se hacían para durar, para ser reparados. Hoy se hacen en grandes cadenas de producción con el único fin de ser caducos. Ya no se repara ni se cuida con mimo objetos y artículos que nos acompañaban toda la vida, que nos servían durante generaciones. Los artesanos tradicionales han desaparecido, y en su lugar solo existen puntos de desperdicios y cadenas de ventas de baratijas. Puro consumismo decadente.

Sé bienvenid@ a Duraderos, el primer blog de consumo en donde nos fijamos en la fiabilidad de los productos y en su utilidad práctica. Aquí te hablaremos de los objetos y artículos hechos para durar y para resistir el más rudo trato diario, nuestro ritmo. Hechos como antes. En una palabra: duraderos.

www.Duraderos.Blogspot.com

3.8.17

Prueba y opinión: zapatos de seguridad Skarppa


Hemos decidido traeros a Duraderos.com una nueva marca de calzado laboral, y nuestra insistencia en este tipo de material de protección tiene su razón de ser: es tal el batiburrillo de marcas y fabricantes que se entremezclan en ese salvaje mundo -y tan competido- del vestuario laboral, que al empresario o departamento encargado de estos menesteres se le hace un terrible dilema por cual decidirse, y cuales de entre esas marcas tienen la relación calidad/precio más competitiva.

El asunto no es trivial: de ello depende no solo la seguridad del trabajador, que es lo más importante, sino su confort a la hora de desarrollar su labor, lo que se traduce en una mejor productividad, menor conflicto laboral, quejas y bajas. Además, y por si fuera poco, cuando tenemos que tomar la decisión de elegir una marca tenemos que asegurarnos que esos artículos por los que estamos pagando no solo sean asequibles para la empresa, sino también que nos garanticen un mínimo de durabilidad, o sea: que sean duraderos, que es precisamente el título de esta publicación.




Aquí hemos traído marcas muy baratas pero, como dijimos, muy poco recomendables, como Anibal (Marca), que se sitúa entre las "low-costs" dentro del panorama del vestuario laboral, con unos productos casi "de usar y tirar" de origen chino y con muy poca (o nula) comodidad, y con una tecnología claramente básica, la imprescindible "para cumplir la normativa" por los pelos y poco más.

En el otro lado de la balanza tenemos a Panter, que sin ser lo mejor, sí nos ofrecen unos productos medianamente decentes. El problema en Panter es que no valen lo que cuestan, es decir: son buenos artículos, pero a precios demasiado elevados para lo que suponen.


Hoy le tomamos el pulso a una nueva marca, y aunque de inicio en Skarppa fueron bastante reticentes a que probásemos su producto, gracias a terceros os las podemos traer.

En el mundo laboral la marca Skarppa es conocida por su competitivo precio, una low-cost parecida a Anibal con algo menos de variedad (o, bueno, viendo su catálogo para España, bastante poca variedad) pero que intentan defender su hueco dentro del vestuario laboral a través de sus precios. En nuestro país la distribuye Adeepi, que también distribuyen prendas de trabajo y complementos diversos.


Quizá aquí convendría decir aquello de, cuando no puedes competir en calidad, compite en precio, y Skarppa parece responder claramente a esa filosofía.

El modelo de calzado de trabajo que os traemos es el Skarppa Paruzzaro, dentro de lo que ellos llaman "Línea Red", y que es un zapato clasificado como S1P SRC, o sea: básico dentro de la normativa de calzado de seguridad. Son, por lo tanto, las típicas botas generalistas que te darán en la mayoría de trabajos que no sean muy específicos.


Lo primero que destaca en las Skarppa Paruzzaro es su peso. Son unas botas enormemente pesadas, y no es culpa de un buen acolchado o un buen forro, de lo cual hablaremos posteriormente, sino que parece que su puntera, de metal y, por lo tanto, ya muy pesada de por si, la hayan hecho de hierro forjado. Esto tiene como resultado una bota demasiado descompensada, en donde la parte delantera del pie "se arrastra" demasiado, con el inconveniente de acabar no solo mas cansados, sino incluso con lesiones.

Aunque son unas botas -y unos zapatos- que podrían usarse para oficios como construcción (albañiles, pintores, peones...), no son demasiado cómodas cuando el operario tiene que moverse, más aún cuando tiene que hacerlo durante las ocho horas seguidas de toda una jornada laboral.


Es una lástima que en Skarppa no hayan tenido el detalle de pulir mejor esa puntera, o de ofrecer una versión metálica de aluminio, como tienen muchas otras marcas. Y es que al precio que está el aluminio uno no entiende cómo estos fabricantes continúan con el acero, lo que muestra un poco su pereza o, simplemente, desinterés en innovación.

Y ya que hablábamos anteriormente del forro, conviene dedicarle unos párrafos al mismo. De entre las virtudes que destacan en Skarppa sobre su calzado laboral, hay algo que repiten constantemente y en lo que insisten: sus buenos forros. Francamente, no me lo parecen. Es cierto que son de redecilla, y que puede que colaboren a aumentar la transpirabilidad del pie, pero uno pone en duda eso cuando ve que el forro solo cubre parte de la caña. Además, eso no es lo peor: es incómodo, porque tiene muy poco acolchado y la redecilla acaba siendo algo así como una "capa de espinas" porque apenas tiene amortiguación en el exterior del zapato. O sea que las virtudes de comodidad y transpirabilidad son bastante dudosas. Y otra cuestión es la durabilidad del forro de redecilla, en el cual pueden enredarse sin dificultad materiales del ambiente de trabajo, y objetos del exterior como material vegetal o incluso insectos. O sea, que no solo es que su forro cumpla difícilmente lo que debería ser su punto fuerte, de transpirabilidad, sino que ni siquiera es cómodo, ni seguro, y mucho menos higiénico.


Sobre el exterior del zapato, en Skarppa le han puesto dos tipos de piel para su corte: serraje y una parte de piel sintética en la zona superior de la caña. La verdad es que tampoco se le puede pedir mucho más a unos zapatos de este tipo, pero la constante presión al ponerlas y quitarlas y, sobre todo, la presencia de una puntera tan poco recubierta en el exterior puede que acaben produciendo los terribles desconchados que ya vimos en las Panter, y éstas, que son de peor calidad, no deben ser menos.

Quizá lo más atractivo de las Skarppa Paruzzaro sea su color, muy acertada esa combinación de naranjas, pero claro, elegir unas botas de seguridad sólo por el color es bastante irrisorio.


Otro punto débil y un defecto enorme de las Skarppa Paruzzaro es el sistema de anclaje del cordaje. Los ojales son, francamente, muy mejorables, con una zona de agarre en triángulo que ha sido ensamblada mediante remaches de tipo abierto (ni siquiera tienen la cabeza cerrada). Nada que ver con los excelentes ojales de botas también de categoría SP1 SRC, como las New Heat de Jhayber.

En la suela, que es por obligación con la normativa resistente a aceites y antideslizante, encontramos el habitual sistema de amortiguación que en Skarppa llaman con el gracioso e irónico nombre de "airbag". No, tranquilos, en caso de impactos no sale un globo de material pirotécnico en nuestro talón. Por desgracia en Skarppa no dan ninguna información sobre los materiales de amortiguación, de qué están hechos, sistema que utiliza, o anatomía en la que se han basado al incorporarlo. La entresuela, también como es habitual en este tipo de calzado, es de tipo textil y a simple vista parece bastante fiable y resistente.


Por último, resulta muy chocante que en toda la documentación técnica que se incluye con el calzado (obligatoria, por cierto, no es que lo hagan "por deferencia" a sus clientes) no hay mención alguna de dónde o quién las fabrica, por lo cual seguramente sean, como en estos casos pasa la mayoría de las veces, un calzado de fabricación china. De hecho tanto su diseño, acabado y componentes, "huelen" claramente a material chino.

La verdad es que habiendo marcas de calzado laboral españolas y con producción en España, a unos precios también muy competitivos y con calidad, comodidad y materiales mucho mejor y más acertadamente acabados y diseñados que en Skarppa, no hay razón que explicase el que alguien se decidiera por esta marca. Quizá algunas de sus botas premium cumplan mejor, pero por lo que se ve en las imágenes disponibles, todas quedan penalizadas por ese desastroso forro, que parece el estándar en Skarppa.

Con la amplísima variedad de marcas de calzado laboral existentes, por fortuna, en estos momentos en España, la mejor decisión del departamento o responsables de seguridad laboral al encontrarse con unas Skarppa es, simplemente, seguir buscando en alguna otra marca. Hay muchas y con cualidades bastante mas dignas que las Skarppa por las que, además, tampoco tendremos que desembolsar mucho más dinero. Sin ir más lejos las mismas Paredes, o incluso si queremos irnos por un fabricante más elitista y con productos de vanguardia en este mercado, J'hayber. Ambas son marcas mucho más fiables y con líneas de productos muy competitivas.



| Redacción: Duraderos.blogspot.com

1 comentario :

  1. Si un fabricante como Skarppa es reticente a que se prueben sus artículos, es que algo temen, y gracias a vosotros, se ha destapado ese temor.

    Un producto con buenos precios, pero que se ve superado por muchos competidores, y que en el mundo laboral, donde el coste/día es fundamental, no resulta competitivo.

    ResponderEliminar

Último reportaje

Regala lo último de Bia Namaran