Antes los objetos se hacían para durar, para ser reparados. Hoy se hacen en grandes cadenas de producción con el único fin de ser caducos. Ya no se repara ni se cuida con mimo objetos y artículos que nos acompañaban toda la vida, que nos servían durante generaciones. Los artesanos tradicionales han desaparecido, y en su lugar solo existen puntos de desperdicios y cadenas de ventas de baratijas. Puro consumismo decadente.

Sé bienvenid@ a Duraderos, el primer blog de consumo en donde nos fijamos en la fiabilidad de los productos y en su utilidad práctica. Aquí te hablaremos de los objetos y artículos hechos para durar y para resistir el más rudo trato diario, nuestro ritmo. Hechos como antes. En una palabra: duraderos.

www.Duraderos.Blogspot.com

La revolucionaria escoba 3en1 de Vileda


A mi vecina de arriba le iría de perlas lo último de Vileda, porque siempre que se pone a barrer empieza a dar golpes contra todas las paredes que, más que barriendo, pareciera que está manejando un martillo de demolición. Este modelo que hoy os presentamos en Duraderos.com es una escoba que incluye múltiples ventajas en su diseño y materiales, que ya la hubiesen querido tener nuestras abuelas. Una de ellas es lo que en Vileda llaman "antichoque", que básicamente consiste en que los bordes del soporte de las cerdas, en sus extremos, están terminados con una superficie gomosa más blanda. Con esto se minimiza no solo el ruido, sino el peligro de dañar las paredes o el zócalo mientras barremos.

En realidad este borde de goma no es nada nuevo en sí, creo que hasta algunas escobas de "los chinos" ya llevan ese sistema, y en algunas marcas incluso diseñan los bordes mas salientes y con extremos de goma más blanda aún. No es por tanto algo espectacular, pero mejor tenerlo que carecer de ello.




Sin embargo en lo que sí destaca esta escoba es en su sistema de cerdas, que en Vileda definen como "revolucionarias". Consisten en tres tipos distintos de fibras las cuales poseen diferente diseño y dureza, con puntas con una estructura específica, y están destinadas a diferentes funciones.

Las fibras rojas de los extremos que podéis ver en las imágenes son más duras y están incrustadas siguiendo la dirección exterior, es decir, "hacia afuera" del cuerpo de la escoba, en diagonal. Su función es la poder llegar a las esquinas, evitando así tener que andar inclinando la escoba o adoptando posturas incómodas y, por ello, haciendo la tarea de limpieza más agradable y rápida (además de más eficaz).


En el centro encontramos unas fibras grises, que poseen un diseño rectangular y son de una dureza media. Cumplen una función muy importante: ir recogiendo pelos del suelo, impidiendo (o reduciendo) el riesgo de que se escapen y se deslicen de la escoba y vuelvan a quedar sobre la superficie que estamos barriendo.

Finalmente, tenemos unas fibras de color negro que son las que ocupan la mayor parte del cuerpo de la escoba, y esto es así porque son las fibras principales. Son enormemente flexibles, suaves y delgadas. Su función es ir recogiendo el polvo más fino, acumulándolo para que pueda llegar a manejarse y dirigirse más fácilmente.


Hay que destacar, asimismo, algo muy importante en este tipo de escobas: su forma es asimétrica, y la colocación de los distintos tipos de fibras responde a que debe usarse de una manera determinada para obtener y beneficiarse de todas sus ventajas. Así, una vez puesta en el mango, la escoba debe quedar (o más bien deberemos usarla) con la parte más ancha mirando hacia nosotros, tal como podéis ver en la imagen a continuación. De esta manera nos será más fácil usar las fibras más duras de los cantos para las esquinas, sin que las fibras negras (que se posicionan en ángulo hacia atrás y hacia el centro) nos entorpezcan. Parece algo obvio, pero no os podéis imaginar la cantidad de gente que tiene sus dudas respecto a eso.

Además, así aprovechamos la parte interna de fibra gris, destinada a recoger pelos, dejando finalmente que las fibras negras más suaves rematen la faena recogiendo el resto de polvo y suciedad más fina.


Si lo hiciéramos al revés, el primer contacto con la suciedad lo tendrían las fibras negras suaves, en donde se acumularían pelos, polvo y demás elementos y, además de producir ese desagradable efecto de escoba llena de "flecos", las fibras grises prácticamente estarían de adorno y no trabajarían para lo que han sido pensadas. Éstas, por tanto, son las primeras que deberían contactar al barrer sobre el suelo, para que se lleven la suciedad "más gorda" y dejen a las fibras negras la función de darle el toque final o terminar el trabajo.

Por último, destacar que este modelo de Vileda está fabricado en Italia, lo que demuestra claramente su calidad. Por desgracia no está hecho en España, que habría sido lo ideal, pero al menos está en Europa y no es uno de esos productos chinos que tan habitualmente nos encontramos en las secciones de limpieza. Su precio, superando con poco los 4 €, es también bastante competitivo (algunas escobas "de los chinos" tienen un precio en torno a los 3 €), y si tenemos en cuenta sus beneficios y su enorme utilidad, y además -algo que conviene no olvidar- al tratarse de una escoba, tiene una vida útil bastante larga, llegaremos a la conclusión de que compensa adquirirla, por lo menos con ella nos aseguramos una mejor limpieza y no como muchas otras, con las cuales comprobamos que barremos, y queda el suelo como si no hubiésemos barrido, tirando con ello nuestro esfuerzo y trabajo por la borda y perdiendo el tiempo en vano.

Además, la Vileda 3en1 bien utilizada, como acabamos de explicar, puede ser un magnífico recurso ante superficies de suelo delicadas o como paso previo indispensable para una limpieza más profunda en mojado.









| Redacción: Duraderos.blogspot.com

Último reportaje

El teletipo: Apli Paper se hace con MiquelRius