Antes los objetos se hacían para durar, para ser reparados. Hoy se hacen en grandes cadenas de producción con el único fin de ser caducos. Ya no se repara ni se cuida con mimo objetos y artículos que nos acompañaban toda la vida, que nos servían durante generaciones. Los artesanos tradicionales han desaparecido, y en su lugar solo existen puntos de desperdicios y cadenas de ventas de baratijas. Puro consumismo decadente.

Sé bienvenid@ a Duraderos, el primer blog de consumo en donde nos fijamos en la fiabilidad de los productos y en su utilidad práctica. Aquí te hablaremos de los objetos y artículos hechos para durar y para resistir el más rudo trato diario, nuestro ritmo. Hechos como antes. En una palabra: duraderos.

www.Duraderos.Blogspot.com

CCNI Radio

23.11.17

Los tres productos que marcaron tu infancia


Seguramente si nos pusiéramos a realizar un listado entre la mayoría de nosotros, respecto a los artículos que solíamos usar en nuestra infancia, habría algunas cosas que se repetirían y, entre ellas, las que más se nombrarían serían estas tres: un F-91 de Casio, el bolígrafo de Bic, y las tiritas o apósitos de Hansaplast.

El bolígrafo de Bic es esencial, se trata de uno de esos artículos al que todos recurríamos o bien como nuestro bolígrafo habitual o, en el caso de que tuviésemos otro modelo favorito, como un Inoxcrom Rocky, para casos de apuro.




Siempre que teníamos que salir a la papelería más cercana en busca de un bolígrafo, elegíamos un Bic porque nos aseguraba dos cosas: una gran calidad, muy pocos fallos, y un precio rompedor.

Esas eran las razones, en la mayoría de ocasiones, por las que elegíamos también el reloj de Casio, el F-91. Bien es cierto que, para los que hayan vivido los inicios de los ochenta, en lugar de un F-91 podría ser cualquier otro modelo similar, como el F-84 o el F-87, pero siempre uno de la serie "F". Ciertamente las mismas razones que hacían de los bolígrafos Bic algo tan atractivo, sirven también para los F-91: un reloj muy práctico, duradero, útil y fiable y, encima, a un precio irresistible.


De manera que, cuando nuestro reloj "de cuerda" o nuestro modelo de cuarzo preferido fallaba, y necesitábamos un reloj de inmediato, solo teníamos que dirigirnos al primer bazar que encontrásemos y pedir un F-91. No solo sabíamos que podríamos pagarlo sino que, además, saldríamos con un gran reloj.

Obviamente, luego -cuando los medios o los tiempos lo permitieran- sabíamos que volveríamos a elegir un modelo más "cool", elegante o caro, lo mismo que, tras adquirir el bolígrafo de Bic, sabíamos que en cuanto pudiésemos regresaríamos a la pluma estilográfica o a nuestro instrumento de escritura recargable, más "personal", exquisito y atractivo, pero siempre teníamos a mano esos otros artículos que estaban dispuestos en cualquier momento para sacarnos de cualquier apuro.


Por ello se explica que sean productos que han traspasado las fronteras del tiempo y eso lo demuestra el hecho de que aún hoy se pueden encontrar. Son tan imprescindibles y básicos que seguramente la mayoría de vosotros los tengáis en vuestras casas ahora mismo, y es llamativo que, además, ninguno de ellos haya cambiado de manos: los continúan fabricando las compañías que los fabricaban antes, lo que demuestra lo acertados e imperecederos que son.

Pensaréis quizá que qué tienen que ver los apósitos de Hansaplast en todo esto. Bueno, porque realmente responden a ese criterio de selección que os explicábamos al principio y, muy probablemente, sería uno de esos productos que se repetirían en nuestra vida diaria de niños. Porque ¿quién no tuvo que recurrir a una tirita? En aquellos años en donde todavía se jugaba mucho en las calles (o en los descampados, directamente) cubiertos de piedras, las heridas y rasguños estaban a la orden del día. No era como ocurre ahora con esos parques infantiles asépticos, donde los chavalillos juegan sobre superficies esponjosas y amortiguadoras. En nuestros tiempos si te caías tenías un porcentaje notoriamente elevado de hacerte daño o, al menos, hacerte una herida. Así que era lógico introducir las tiritas en este post, que junto con el Casio digital en la muñeca, y el bolígrafo de Bic en el bolsillo o la cartera, llevábamos pegadas (o medio despegadas...) por todas las partes de nuestro cuerpo, piernas y brazos principalmente. Cómo no recordarlas, a ellas que, junto con los F-91, y los bolígrafos de Bic, de tantos apuros nos sacaron y tan útiles nos resultaron.





| Redacción: Duraderos.blogspot.com

4 comentarios :

  1. Que artículo más emotivo y que recuerdos. Me ha encantado.

    En relojes, habéis dado en el clavo, el que marcó mi infancia, fue el F-87W, mi primer Casio, y mi primer reloj verdaderamente potente.

    Bolis, creo que mi primero fue un Bic, pero los odiaba, así que diría que los que acompañaron mi infancia fueron los Inoxcrom Sierra, que esos si me gustaban.

    Las tiritas Hansaplast, muchos recuerdos también, y todos malos, jaja. Pero esa caja de aniversario nunca la llegué a ver.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Mis recuerdos de la niñez empiezan viéndome rodeado de objetos azul turquesa y sintiendo los rayos de Sol que me invaden por completo en distintas tonalidades anaranjadas, el olor que me viene es el de la brisa del mar y el del jazmín.

    Los relojes Casio no pueden faltar en la lista, se popularizaron mucho en aquellos años 80´, era como llevar una prenda más, actualmente sigo llevando Casio Collection.

    Los relojes de plástico estilo Casio F, W…. y los Casio de la serie A, son todo un referente de los años 80´, yo añadiría también a la lista mi vieja radio de bolsillo Sony, la calculadora Casio, los bolígrafos y lápices Staedtler, la tinta Pelikan , el pegamento IMEDIO , los PLASTIDECOR , los rotuladores CARIOCA y la goma de borrar MILAN……. Eran otros tiempos, felices en mí ignorancia.

    ResponderEliminar
  4. Sí, felices en nuestra ignorancia, Apolino. La radio, en mi caso de Philips, llevas toda la razón. Era nuestro "smartphone" para conectarnos con el mundo, nuestro "internet", sin necesidad de tarifas planas ni recargas ni facturas a fin de mes. Solo un par de pilas, que la mayoría de las veces cogíamos prestadas de cualquier cosa por casa :)

    ResponderEliminar

Último reportaje

¡Nos hemos movido!