Antes los objetos se hacían para durar, para ser reparados. Hoy se hacen en grandes cadenas de producción con el único fin de ser caducos. Ya no se repara ni se cuida con mimo objetos y artículos que nos acompañaban toda la vida, que nos servían durante generaciones. Los artesanos tradicionales han desaparecido, y en su lugar solo existen puntos de desperdicios y cadenas de ventas de baratijas. Puro consumismo decadente.

Sé bienvenid@ a Duraderos, el primer blog de consumo en donde nos fijamos en la fiabilidad de los productos y en su utilidad práctica. Aquí te hablaremos de los objetos y artículos hechos para durar y para resistir el más rudo trato diario, nuestro ritmo. Hechos como antes. En una palabra: duraderos.

www.Duraderos.Blogspot.com

CCNI Radio

17.11.17

Prueba: linterna de bolsillo Ledlenser


Ledlenser es una compañía con sede en Solinger, Alemania, aunque posee filiales (factorías) también en Estados Unidos y China. De este último país provienen muchas de sus linternas asequibles aunque, como suele pasar habitualmente, en todos los embalajes de esta marca únicamente informan de su sede (Alemania) y no del lugar de fabricación de las linternas, que bien puede ser China. De esta manera el consumidor puede caer fácilmente en el error, al repasar los detalles y "la letra pequeña" del embalaje, que está adquiriendo un producto alemán, cuando en realidad es un producto chino.

Como la compañía no aporta datos, personalmente y por mi experiencia podría casi asegurar que un gran número de sus productos son de China, tanto por el acabado como por detalles de funcionamiento (que os iré desvelando en este reportaje), mientras que el diseño sí que puede ser alemán.




En el mundo en que nos ha tocado vivir hoy día (por eso tan necesarios trabajos como el de este blog, dicho sea modestamente) es práctica habitual ocultar este tipo de cosas. Una buena prueba de ello es que desde la misma página oficial de Ledlenser nos invitan a conocer más detalles sobre el lugar de fabricación de sus productos, dónde los hacen, dónde los diseñan, y cómo los fabrican. Sin embargo, cuando queremos dejar "la paja" y las palabras bonitas del marketing de su web, y acceder a la información específica, el link que nos debería llevar allí nos deriva a una página en donde, para entrar, se requiere usuario y contraseña. Más claro, agua.

El fabricante Ledlenser (Zweibrueder Optoelectronics, que es el paraguas de su compañía) posee una amplia variedad de productos, todos ellos centrados en la iluminación. Ellos dividen sus productos en cuatro amplias secciones: Sport, Outdoor, Professional y Alltag. Aunque sus artículos se mezclan entre sí (hay productos que puedes encontrar dentro de Sport, y que también encuentras dentro de Professional, por razones de ofrecer especificaciones y características que se solapan entre sí y que, por lo tanto, son válidos para ambos usos), podríamos decir que Sport están destinados a ser usados, como su nombre indica, en la práctica deportiva. Outdoor son productos destinados al aire libre, como camping, y que en ocasiones ofrecen una mínima resistencia (no demasiada, la básica, todo hay que decirlo) a ciertas condiciones adversas, como el agua (algunos modelos resisten ligeras salpicaduras). Professional es la gama de productos destinado a labores de trabajo, entre los que podríamos poner un buen ejemplo el de linternas para la policía. Finalmente, los Alltag los podríamos calificar como artículos para cualquier condición que no requiera unas prestaciones especiales, como linternas para llevar en nuestra mochilla o en el bolsillo.


La linterna que os presentamos en Duraderos.com hoy es el modelo Ledlenser E3 (Ledlites E3). Se trata de una linterna muy ligera, compacta, y relativamente asequible. Por su precio, que gira en torno a los 6€, no se diferencia en prácticamente nada de las linternas que podríamos adquirir en cualquier bazar "de los chinos", que suelen rondar el mismo precio, por lo que es ya un buen indicativo de su más que posible (hablo supuestamente porque, como os digo, en el embalaje Ledlenser no informa del lugar de fabricación) origen oriental.

No obstante la Ledlenser E3 sigue siendo una linterna "de marca", y una buena muestra de ello es el embalaje en el que se presenta, bien diseñado y estéticamente muy atractivo, que lleva también un manual en múltiples idiomas y con explicaciones y gráficos realmente bien hechos, muy lejos, por tanto, de los manuales chinos que parecen fotocopias (si es que incluyen manual, que la mayoría de las linternas chinas no lo traen). El hecho en sí, por lo tanto, que una linterna tenga ya manual, es ya de por sí destacable y hay que reconocerle a Ledlenser el esfuerzo.


Tengo que decir que una gran mayoría de los modelos compactos de Ledlenser, como el Ledlenser K2 y parecidos, llevan pilas de botón. Algunas llevan varias, puestas en serie. Con una duración de unas cuatro horas más o menos, de elegir un modelo de esos tendríamos que estar cada pocos días visitando la tienda de electrónica en busca de pilas botón, a lo cual hay que añadir el enorme peligro medioambiental de este tipo de pilas (son más peligrosos sus desechos que los de una pila convencional). No entiendo la razón (a no ser que sea para que hagamos de oro a nuestro proveedor de pilas local) por la cual un fabricante que supuestamente debería ser de calidad, como Ledlenser, ofrezca una enorme cantidad de modelos con este tipo de pilas, máxime cuando no aportan una notable mejoría respecto a otros modelos que bien pudieran llevar pilas "normales".

Hecho el apunte anterior, la Ledlenser E3 (que es muy similar a las Ledlenser E4 y Ledlenser E6) que os presentamos se sale de esa dinámica al equipar una pila habitual, una única AAA que, además de ofrecer gran autonomía (hasta 18 horas de iluminación), es también enormemente ligera (sólo 29 gr. de peso). La pila, por cuestiones obvias de una alimentación constante y sin caídas de tensión, tiene que ser alcalina, y no sirven recargables. En el pack de venta Ledlenser nos incluye, además del manual y la mencionada pila AAA, un anillo de gancho con una pequeña cadena, muy bien ensamblada a la parte posterior de la linterna, y que puede servir para que la usemos también como llavero. El cuerpo es íntegramente metálico, de aluminio pavonado en negro, y el frontal posee un LED de alta intensidad bien protegido ante golpes accidentales, puesto que está bastante incrustado en el propio cuerpo de la linterna y no sobresale al exterior. Obviamente no es una linterna resistente a impactos, pero sí que aguanta choques accidentales con otros objetos que llevemos con ella en la mochila o en el bolso.


Con unas medidas de tan solo 8 cmts. de largo (un poco más de la mitad de un bolígrafo Bic cristal), nos cabe sin problemas en la mano. Su LED es realmente potente, tanto que en Ledlenser aconsejan no dirigirlo directamente a los ojos (ni nuestros, ni de nadie) porque puede causar serias molestias. De hecho su potencia es de unos más que destacables 16 lumen, lo que -en esto sí- nos da una idea de su calidad, y es muy superior a la mayoría de linternas chinas de mercadillos. Como casi todos los modelos de la serie, es resistente a ligeras salpicaduras, y su haz de luz es capaz de cubrir varios metros sin problemas delante de nosotros.

Pero tras sus bondades, vayamos con sus defectos. Uno de ellos es el anillo de cierre, que la protege ante el agua, pero que no es más que un minúsculo y delgadísimo trocito de goma. Supongo que en Ledlenser no sabían muy bien cómo resolver ese problema, y colocaron esa especie de junta ahí, a la vista y que entre los roces, la propia acción de encendido y apagado, y los cambios de pila, harán que no tarde mucho en romperse. Pienso que habría sido una mejor opción haber elegido una resina más gruesa, y retrasar por tanto la boca de la rosca un poco más (espacio tenían de sobra). Es inexplicable que no lo hayan hecho. Por lo tanto, se han quedado un poco a medias: un exterior espectacular con cuerpo de aluminio, con una junta de goma endeble y frágil que no durará dos veranos.


Pero, aún siendo trágico ese aspecto anterior que os acabo de comentar, no es el peor, y a fin de cuentas tiene una solución sencilla y simple, y es procurar que no se moje la linterna. Pero el auténtico drama de esta Ledlenser E3 (y de la mayoría de este fabricante, porque casi todas poseen un sistema rotatorio parecido) es el nefasto, atroz y lamentable sistema de encendido y apagado. En Ledlenser han prescindido de pulsador alguno, y en su lugar han optado porque el encendido y apagado se realice rotando la parte delantera de la linterna, accionando sobre la misma rosca que para desarmarla. Como es esa misma rosca, si te pasas un poco al encenderla, la linterna se desarma y sale "disparada". Como la parte delantera es tan deslizante, hacerlo con las manos mojadas es muy desagradable, y en cualquier caso al ser una linterna tan fina, tienes que apretar bastante los dedos para girarla y encenderla. Pero eso no es lo peor: en Ledlenser aconsejan que, al cambiar de pila, le aprietes la rosca totalmente y luego, cuando se encienda la linterna, la aflojes un poco hasta que se apague. Según ellos este sistema evita que en el bolsillo del pantalón apretemos por accidente el pulsador, y es por eso que en estos modelos no les han puesto ninguno; pero resulta que si la apagas, y tropiezas con la cabeza o mueves la parte delantera, la linterna tiene una sutil holgura, que es pequeña pero que hace que se encienda sola aunque no la gires. Es decir: el sistema de encendido es girando la parte delantera, pero como en Ledlenser no lo han debido diseñar bien, o no está suficientemente pulido (ni probado), lo que han hecho es una estupidez tremenda, y causan precisamente lo que trataban de evitar al no ponerle pulsador: que la linterna sin querer se encienda sola.

Ante esta terrible metedura de pata solo se puede decir que hubiera sido muchísimo mejor que en Ledlenser le hubiesen puesto un pulsador normal y corriente, y así el usuario de sus linternas se hubiera evitado todos estos inconvenientes.


Es cierto que otros modelos de Ledlenser incorporan además pulsador (la mayoría en la parte trasera del cuerpo de la pila de la linterna, donde en la Ledlenser E3 vemos el enganche para la cadena del anillo de llaves), pero como también suelen incorporar éste sistema de encendido por giro, nos encontramos con el mismo problema y, encima, por duplicado: el usuario no solo puede encender su linterna por accidente presionando el botón, sino que además lo podrá hacer simplemente presionando un lateral.

Finalmente, y este es un aspecto bastante más personal pero que me molesta de muchas linternas, es la circuitería a la vista. En el caso de Ledlenser es más lamentable aún, pues es un detalle que bien podrían haber solucionado simplemente poniéndole un pequeño plástico en el cilindro interior, tras el LED. No se han preocupado ni en hacerlo, y supongo que no será por cuestiones de coste, ya que un plástico ahí tendría un coste irrisorio. Supongo que es simplemente "pasotismo" o desgana a la hora de diseñarla, pensando en que "como no se ve" pues le ponen la circuitería y el muelle ahí, sin ningún recubrimiento.


Son detalles que hace a uno darse cuenta de que aún diseñadas en Alemania, están hechas en China, y bastante mal hechas. No por sus materiales, que como veis son muy buenos (más aún para el precio que tiene), ni por sus especificaciones, que son muy potentes, sino por esas pequeñas cuestiones de acabado, algunas estéticas (como cubrir la circuitería) y otras de manejo. Lo que nos lleva a la conclusión de que o bien no han probado sus propias linternas, o las han probado mal quienes se las testearon, o no les importa ni un pimiento sacarlas a la venta así. No se cual de esas tres opciones asusta más.






| Redacción: Duraderos.blogspot.com

2 comentarios :

  1. En cuanto al diseño alemán, esperaba más. El sistema de encenderlo, es pésimo como bien apuntáis.

    En cuanto a que esté hecha en China, no me gusta, pero al menos no han decidido subir el precio enormemente por ser Designed in Germany, así que en eso son justos.

    Lo de no poder ver más información donde se fabrica, quiero pensar que se debe a un error en la web, apunta como a un servidor de desarrollo. Pero en esta vida te vas volviendo malpensado, y no me extrañaría que fuera a propósito.

    Me gusta su autonomía. 18 horas, es con un uso puntual, muchísimo tiempo. Pena que no valgan las recargables, en otras linternas si funcionan.

    Como siempre, muchas gracias por la review. Se echan de menos estas opiniones imparciales a la hora de comprar un producto.

    ResponderEliminar
  2. todos los problemas que apuntas son de diseño, y que sean de manufactura china, poco tiene que ver cuando el diseño es malo de origen

    ResponderEliminar

Último reportaje

¡Nos hemos movido!