Antes los objetos se hacían para durar, para ser reparados. Hoy se hacen en grandes cadenas de producción con el único fin de ser caducos. Ya no se repara ni se cuida con mimo objetos y artículos que nos acompañaban toda la vida, que nos servían durante generaciones. Los artesanos tradicionales han desaparecido, y en su lugar solo existen puntos de desperdicios y cadenas de ventas de baratijas. Puro consumismo decadente.

Sé bienvenid@ a Duraderos, el primer blog de consumo en donde nos fijamos en la fiabilidad de los productos y en su utilidad práctica. Aquí te hablaremos de los objetos y artículos hechos para durar y para resistir el más rudo trato diario, nuestro ritmo. Hechos como antes. En una palabra: duraderos.

www.Duraderos.Blogspot.com

CCNI Radio

1.11.17

Prueba "vintage": linterna de petaca de Philips


Seguramente muchos de vosotros recordaréis aquellas linternas cuadradas para pilas de petaca (3R12). Se volvieron muy populares durante los años setenta y ochenta, y eran unas linternas duraderas y muy robustas, gracias a su cuerpo de metal y a la mayoría de componentes (incluyendo el sistema de cierre, una especie de placa "en gancho", como recordaréis, que si con el uso se aflojaba podías volver a apretar) también de metal.

Éste modelo de Philips que traemos hoy a Duraderos.com, la Philips SBC2007, es uno de los últimos herederos de aquellas linternas, cuando Philips comenzaba a sustituir el metal por el plástico de forma masiva en este tipo de productos, y a fabricar en China, aunque el diseño es una clara reminiscencia de aquellos modelos metálicos de antaño.




En esta ocasión tenemos la ventaja de que, además, nos la han cedido para esta review en su embalaje original, lo que le añade un plus muy importante, sin lugar a dudas.

Junto con los Casio F-91 y los receptores de radio, esta linterna es uno de aquellos productos que con total seguridad te podías encontrar en los escaparates y estanterías de casi todas las tiendas de electrónica del barrio.

Como es lógico teniendo en cuenta su edad, lleva una lámpara de hilo convencional, una bombilla PR3 hecha por la propia Philips también en China (bueno, en Hong-Kong), nada de LEDs ni cosas parecidas. Su pila es la clásica 3R12, como mencionamos, e incluye un enganche de cierre en la cubierta trasera. Sobre este enganche hay que destacar que, al contrario que en los modelos de antaño de metal, en donde el enganche se quedaba fijado, en esta Philips SBC2007 no ocurre eso, y el enganche queda "suelto" sin ningún punto de fijación. Llama la curiosidad que incluye grabado el registro de la patente en el Reino Unido, el 2001807, en la parte posterior.


Mientras que en las primeras versiones el nombre de la marca se encontraba grabado y pintado sobre el metal (os añadimos una foto comparándolas, para que lo veáis), en estos modelos de plástico se encuentra escrito en un adhesivo, que con el paso del tiempo comienza ya a despegarse, como queda evidente en las fotografías que adjuntamos.

Un detalle muy curioso es que, en el lateral, vemos modelado una especie de pulsador (debajo del pulsador de repetición, en rojo) que nos recuerda al interruptor de los modelos originales o primeros, y que lo simula en su diseño, aunque bastante más tosco. Como recordaréis, estos pulsadores son deslizantes, y se desplazan hacia abajo o hacia arriba para fijar el interruptor y dejar la linterna encendida, o apagarla.


La Philips SBC2007 es uno de esos modelos de los que podemos decir que cualquier tiempo pasado fue mejor, es como comparar un Casio DW-5000 con un DW-5600, o un encendedor Zippo con un Clipper. Posee un cuerpo totalmente de plástico, incluyendo el cristal frontal, y la tulipa o reflector tiene un acabado cuadriculado que recuerda a la bola de espejos de las discotecas de antaño, bastante diferente al que tenían los modelos metálicos.

El sistema de apertura es también totalmente distinto al que llevaban los modelos de metal, y para hacerlo hay que presionar la parte superior, de tal manera que la linterna se abre de forma muy aparatosa e incómoda en vertical, y no en horizontal.


Otro detalle digno de mención es que mientras que las de metal llevaban unas robustas bisagras, en la Philips SBC2007 encontramos solamente dos láminas de plástico que hacen de bisagras, resistentes pero por supuesto no tan duraderas como aquél sistema de plegado de los modelos setenteros.

Todo el interior, incluyendo el alojamiento de la pila, es muy sobrio, nada que ver con aquel interior tan bien implementado en los modelos metálicos. De hecho en esta Philips todo el entramado se sostiene sobre una placa de plástico, mientras que los antiguos era un sistema mucho mejor anclado en el cuerpo. También el sistema de anclaje de la bombilla es distinto, mientras que en los antiguos era un aro metálico con parte plástica, en esta es solo una pieza de plástico que va a presión, con lo cual ante un cambio constante de bombilla tiene muchas probabilidades de acabar flojo, y al no tener rosca ni nada que lo soporte, la bombilla empezará a "bailar".


Para cerrarla hay que presionar con relativa fuerza sobre el cierre, y al tratarse de una pestaña de plástico tipo clip, muy probablemente acabe dañándose en un espacio de tiempo no demasiado largo.

En resumen, y como habéis podido comprobar durante toda la exposición, la Philips SBC2007 es un claro ejemplo de los primeros coletazos de la industria China: productos baratos, con estética (solo en apariencia) de productos más robustos y conocidos (pero que, obviamente, estaban muy lejos del original), a precios muy bajos. Esta sería la tónica constante durante finales de los ochenta y toda la década de los noventa, y una de las razones por las que en estos últimos años todo lo que sea de origen chino esté tan desprestigiado. Porque es cierto, ésta es una linterna que funcionar, funciona, y que cumple su cometido, pero también es verdad que, al contrario de las originales de metal, te podrá dejar colgado en el momento más inesperado. Y, por supuesto, no es un objeto de esos que lo adquieres una vez y te sirven para toda la vida. En definitiva: típica calidad y ensamblaje chino. Lo más llamativo es que, además, nos venía -en teoría al menos- de una marca que no debería de rebajarse a algo tan esperpéntico, como lo era Philips.

Una buena muestra, en definitiva, de lo bien que estaba hecho el producto original, en este caso la linterna metálica para pilas de petaca, y lo nefasto que acabó siendo el producto en plástico que la sustituiría luego en el mercado. Y aunque en apariencia puede parecer que sean muy parecidas, están a años luz la una de la otra.








| Redacción: Duraderos.blogspot.com

1 comentario :

  1. Muy chulo el artículo y las fotos.

    Tengo una de las originales, y recuerdo que la usé hace unos 10 años. Aún funcionaba, el metal pintado (de azul), no se había oxidado, y el botón de encendido/apagado que era de plástico estaba perfectamente.

    Me sorprendió la poca luz que dan (acostumbrado ahora a los LED y las halógenas). La volveré a buscar a ver si descubro donde estaba hecha. Quizás en España...

    ResponderEliminar

Último reportaje

¡Nos hemos movido!