Antes los objetos se hacían para durar, para ser reparados. Hoy se hacen en grandes cadenas de producción con el único fin de ser caducos. Ya no se repara ni se cuida con mimo objetos y artículos que nos acompañaban toda la vida, que nos servían durante generaciones. Los artesanos tradicionales han desaparecido, y en su lugar solo existen puntos de desperdicios y cadenas de ventas de baratijas. Puro consumismo decadente.

Sé bienvenid@ a Duraderos, el primer blog de consumo en donde nos fijamos en la fiabilidad de los productos y en su utilidad práctica. Aquí te hablaremos de los objetos y artículos hechos para durar y para resistir el más rudo trato diario, nuestro ritmo. Hechos como antes. En una palabra: duraderos.

www.Duraderos.Blogspot.com

Prueba: espuma en gel para afeitado de Wilkinson Sword


Como os adelantábamos con ocasión de la prueba de las maquinillas desechables de tres hojas de Wilkinson Sword, vamos a completar aquel artículo con la espuma de la misma marca, en este caso en su formulación en gel.

Nos ha parecido algo acertado traer a Duraderos ambos productos del mismo fabricante, para que se puedan ver en su conjunto y, además, hacer notar lo bien que se complementan.




Entre las espumas para afeitado no suele ser la más habitual la formulación en gel, y la mayoría de personas al elegir un producto de este tipo escogen la espuma convencional, es decir, la espuma que aparece como tal nada más apretar el pulsador. Quizá por eso en el mercado la mayoría de opciones sean esas, y el gel, desde su aparición, ha estado relegado quizá un poquito a un segundo plano.

En lo personal, sin embargo, casi siempre he preferido el gel a la espuma. Es cierto que la espuma en spray es muy cómoda, y simplemente hay que aplicársela sin más. La espuma tradicional, al contrario, hay que prepararla en un bol (o recipiente similar), y luego usar la brocha para ponerla sobre la piel. Es el proceso más antiguo y el que requiere más tiempo y paciencia.


La espuma en gel es un paso intermedio a esas dos alternativas, y para mí ofrece lo mejor de ambos mundos: la comodidad de la espuma en spray, y el proceso de aplicación más eficiente. Además, por lo general el envase en gel, al ocupar el producto menos espacio, suele ser más pequeño que el aparatoso envase "gigante" de las espumas convencionales, y es también más fácil de transportar y manejar, lo que también hay que tener en cuenta.

Como su nombre indica, la espuma emerge del difusor en forma de gel, y para generar la propia espuma hay que realizar un proceso de masaje y frotarla sobre la cara (bueno, también podemos hacerlo en un recipiente, pero se desperdicia más). Este "masaje" al generar la espuma hace que la piel la absorba mejor, cobre una temperatura que favorece el afeitado y sea éste más eficaz.


Respecto a su composición, la espuma de Wilkinson Sword forma parte de la gama de productos que la marca alemana ha dado en llamar "sensitive", reforzando y favoreciendo esa labor de las maquinillas de esa línea (entre las que se encuentran las Extra 3, y las Xtreme 3 de las que hablamos aquí anteriormente). Esto hace que se incluyan en su composición diversos aceites esenciales, como aloe vera o aceite de pipas de girasol (este último aporta vitamina E, posee propiedades anti-envejecimiento, y es además antioxidante natural), agentes hidratantes y acondicionadores. Si la comparamos con otras del mercado vemos que es de una gran calidad, por ejemplo no contiene parafinas, que es un producto bastante poco aconsejable (se utiliza para favorecer el deslizamiento, pero tiene un efecto de taponamiento de poros que si se quedan en la piel pueden llegar a impedir que se eliminen toxinas por los mencionados poros) y que otras espumas añaden a su formulación, sobre todo las más baratas, para no tener que recurrir a ingredientes de coste más elevado.

Además la mayoría de marcas competidoras del mercado, sobre todo de marcas blancas, no nos aportan agentes desinfectantes, algo que considero esencial en el afeitado (aunque solo sea por cuestiones de cortes, o de pequeños granos que nos podemos encontrar) que esta espuma de Wilkinson Sword sí posee.


Algo que hay que destacar es que las espumas de afeitar caducan, no solo porque posean en su composición elementos orgánicos sino porque, a la larga, pierden propiedades y se vuelven inutilizables (y totalmente desaconsejadas para afeitarse). Lo mas habitual es encontrar la fecha de consumo preferente en la parte inferior del envase del spray, aunque en este envase de Wilkinson Sword por más que lo he buscado, no la he encontrado.

Otro detalle es que entre la información al consumidor no he visto que se ofrezca información en español, ni tan siquiera en inglés, Algo raro y probablemente se deba a que la nuestra era una unidad de prueba (y de muestra). Pero el inconveniente más grande es sin duda lo difícil que es encontrar esta variedad en la variante en gel que veis en las imágenes. Aunque es bien cierto que la espuma clásica de Wilkinson se vende en casi cualquier parte, si quieres la opción en gel vas a tener que tener mucha suerte para encontrarla.


En resumen, y como no podía ser menos, la espuma de Wilkinson Sword es un gran producto, muy completo y por supuesto totalmente aconsejable. Su precio está acorde con las espumas de calidad del resto de fabricantes, por lo que también es bastante competitiva, y además hay que tener en cuenta que lo que se paga en ella es la calidad. Aunque sea por poder prescindir de las parafinas, y por disponer de agentes desinfectantes (importante si, además, nuestra maquinilla no incorpora ese tipo de sustancias en su banda lubricante, o usamos el afeitado clásico), esta espuma de Wilkinson Sword es un producto que no debería faltar entre nuestros útiles y artículos de afeitado.

Ficha técnica:
- Nombre de producto: Protect Sensitive Gel
- Marca: Wilkinson Sword
- Presentación: Envase a presión con formulación en gel
- Lugar de fabricación: Reino Unido
- Cantidad: 200 ml.








| Redacción: Duraderos.blogspot.com

Último reportaje

El teletipo: Apli Paper se hace con MiquelRius