Antes los objetos se hacían para durar, para ser reparados. Hoy se hacen en grandes cadenas de producción con el único fin de ser caducos. Ya no se repara ni se cuida con mimo objetos y artículos que nos acompañaban toda la vida, que nos servían durante generaciones. Los artesanos tradicionales han desaparecido, y en su lugar solo existen puntos de desperdicios y cadenas de ventas de baratijas. Puro consumismo decadente.

Sé bienvenid@ a Duraderos, el primer blog de consumo en donde nos fijamos en la fiabilidad de los productos y en su utilidad práctica. Aquí te hablaremos de los objetos y artículos hechos para durar y para resistir el más rudo trato diario, nuestro ritmo. Hechos como antes. En una palabra: duraderos.

Duraderos Channel Communications (CC)
www.Duraderos.cc

El auge de las bolsas de papel


Tras la prohibición de las bolsas de plástico, el paso natural era volver a utilizar bolsas de papel. Hablo de "volver" porque esto no es nada nuevo: el envoltorio en papel se usaba ya hace muchos años. Cuando yo era niño, en la pescadería el pescado te lo envolvian en una hoja de periódico, lo mismo que aquellos bocadillos de sardinas (rezumando el aceite por el papel), o el calzado. Recuerdo aquellas bolsas de papel marrón, en la que te metían las golosinas, fruta, o lo que fuera.

Cuando hablaba de esto, algunos ponían el grito en el cielo: "¡no, eso no va a volver!", "¡eso es antihigiénico, un atraso!", "¡las bolsas de papel se rompen, no se pueden agarrar bien, se ensucian...!", etc, etc.




Pues mira por donde, resulta que así está ocurriendo. Ya en la frutería de algunos supermercados las bolsas que te dan son de papel (más bien de cartón, diría yo, por su grosor), y en las farmacias aquellas pequeñas bolsas de plástico están siendo sustituidas también por bolsas de papel.

Pienso que pobres árboles, qué culpa tendrán ellos de que haya ahora la moda anti-plástico, máxime cuando el resto del mundo, y los países más contaminantes (como China) siguen usando plástico a mansalva. En proporción (solo sea por habitante) ellos solos contaminan más que varias "españas" juntas. Claro que eso no es un consuelo, pero sí sirve para verlo en perspectiva.


En cierta forma, los gobernantes nos han obligado a quitar un problema, poniéndonos otro, porque algunas de esas bolsas de papel están hechas de papel sin reciclar, y encima blanqueado, y con tintas con compuestos químicos. Así que poca solución se le ha dado, más bien han sustituido un inconveniente por otro.

Es llamativo cómo los legisladores copian el sistema de Estados Unidos en casi todo, reflejándose en esa sociedad y en lo que hace y en sus costumbres como en un espejo; y en este caso les han copiado también en el embalaje, ya que las bolsas de papel son tradición en la sociedad yankee. Supongo que, en el fondo, lo que quieren es llevar a nuestros países el sistema capitalista estadounidense, algo que poco a poco van haciendo como en el sistema de salud, las pensiones, o en este caso el empaquetado. Lo que me pregunto es que, si tanto les gusta ese tipo de vida a nuestros políticos, ¿por qué no se van a vivir allí, y nos dejan a todos un poquito en paz?

| Redacción: Duraderos.cc / Duraderos.blogspot.com

2 comentarios :

  1. Creo que el camino son las bolsas de tela, las que usábamos hace 20 años. Más baratas, más sostenibles y más duraderas. Como decís, que culpa tienen los árboles?

    ResponderEliminar
  2. Jose Carlos25.7.19

    Exacto, cuando eramos niños nuestras madres iban con su cesto de tela a comprar y ahí lo metían todo. Luego empezaron a dar bolsas en todos sitios y ahora resulta que son malísimas, pero no las prohíben, solo te sacan el dinero, será que pagando ya no contaminan... A ver lo que tardan en cobrar las bolsas de papel...
    No caerá la breva de que se vayan todos los políticos.

    ResponderEliminar