Antes los objetos se hacían para durar, para ser reparados. Hoy se hacen en grandes cadenas de producción con el único fin de ser caducos. Ya no se repara ni se cuida con mimo objetos y artículos que nos acompañaban toda la vida, que nos servían durante generaciones. Los artesanos tradicionales han desaparecido, y en su lugar solo existen puntos de desperdicios y cadenas de ventas de baratijas. Puro consumismo decadente.

Sé bienvenid@ a Duraderos, el primer blog de consumo en donde nos fijamos en la fiabilidad de los productos y en su utilidad práctica. Aquí te hablaremos de los objetos y artículos hechos para durar y para resistir el más rudo trato diario, nuestro ritmo. Hechos como antes. En una palabra: duraderos.

Duraderos Channel Communications (CC)
www.Duraderos.cc

La joya de la corona de Casio


El pasado mes de octubre, Casio puso en venta lo que supone el primer digital con caja de acero de la marca nipona en muchos años. Es cierto que en el año 2000 Casio comercializaba sus Edifice digitales en acero, y que el año pasado, más o menos a mitad de año, lanzaba sus modelos de metal con bisel también metálico (con almohadillas de absorción de impactos de resina, no obstante) bajo su submarca G-Shock, los GMW-B5000. Pero para encontrar un digital old-school en Casio dentro de su gama baja o de acceso, tenemos que irnos ni más ni menos a los años ochenta, cuando los W-31, o los W-780, campaban a sus anchas.

En realidad, podríamos decir que, a excepción de sus TGW-100, BGR-100, BGT y familia, de principios de los noventa (que no eran old-school, pero sí digitales), Casio llevaba casi veinte años sin tener un digital de este tipo. Casi nada.

Bolígrafos Casio "cuatro en uno"


No es la primera vez que tenemos oportunidad de mostraros los bolígrafos que Casio suele ofrecer en algunos de sus eventos, sin embargo hemos decidido en esta ocasión centrarnos en uno de sus modelos porque nos ha parecido sumamente interesante.

Y es que normalmente los bolígrafos aptos también para manejar dispositivos multimedia (pantallas táctiles) poseen un extremo de goma para pantallas capacitivas. En estos modelos de Casio, además de esa característica, y por supuesto además de poder escribir con ellos como un bolígrafo al uso (o sea, con tinta física), también nos dan la posibilidad de poder trabajar con pantallas resistivas.

En el colmo de la utilidad, incorporan linterna (¿has visto un bolígrafo con linterna? ¡Pues estos la tienen!), muy útil si tenemos que repasar algunas notas en una conferencia a oscuras, o para un apuro.

Bra de Monix, un cazo hecho en España


Ya hemos hablado de menaje de cocina en otras ocasiones, y analizado algún que otro producto. Ciertamente aunque muchos de ellos eran de marcas de renombre, también estaban fabricados fuera de nuestras fronteras. Por eso, el que hoy os mostramos tiene, además de calidad, el atractivo de ser "hecho en España", algo que, por desgracia, cada vez se ve menos en este tipo de artículos de hogar. Bra, acrónimo de Braisogona, es una sub-marca de Monix, que suele ser la más popular y conocida del gran público. A su vez, ambas marcas son propiedad de Isogona, S. L., con sede en Valls (Tarragona, Cataluña). Decíamos que Monix es la más conocida, porque también es una de las más longevas, lleva más de 60 años en el mercado del menaje de cocina. Bra, por su parte, persigue más posicionarse para un público moderno, con estética y productos de esta "cocina de autor" que tanto se lleva ahora, y que programas de televisión de todo tipo pusieran tan de moda.

Isogona, la matriz de todas, que fabrica utensilios de cuchillería y cubertería, lleva en este negocio desde principios de los años noventa. Os preguntaréis como es posible que la marca Monix sea más antigua que su marca propietaria. La razón es que, como suele ser habitual en este mundo de compañías que pasan de mano en mano, en realidad Isogona es una firma propiedad de un consorcio mayor, el Grupo Pintinox. Pintinox adquirió en su día la marca Monix a Taurus (Grupo Taurus), y esa es la razón de por qué la submarca sea más antigua que la propia compañía: porque se la compraron a otros.

Camisetas prensadas: la solución para llevar a todas partes


Hace poco me hicieron llegar un par de camisetas prensadas de una popular marca comercial, y aunque he visto camisetas casi en cualquier formato y presentación (enrolladas, y por supuesto las habituales en bolsita), admito que era la primera vez que me encontraba con una camiseta de talla normal, "prensada".

¿Qué es esto de prensada? Pues prensada quiere decir que, lo mismo que hacen con las carrocerías de automóviles en los desguaces (hoy denominados con el rimbombante nombre de "centros de procesamiento"), los cuales los hacen pasar por una máquina para comprimir la chapa a lo mínimo, generando un cubículo mucho más manejable y más eficiente en el transporte - ahorran espacio -, este tipo de camisetas persiguen (obviamente salvando las distancias) más o menos lo mismo.

Último reportaje

La joya de la corona de Casio